Filmfilicos blog de cine
Home Filmblog Series Alias

Crítica de la serie Alias

Antes de llegar a ser el director de Star Wars VII: El Despertar de la Fuerza, incluso antes de ponerse detrás de las cámaras de las dos últimas entregas de Star Trek, J. J. Abrams se había hecho conocido en el mundo de la televisión. A muchos se les vendrá a la cabeza los nombres de Fringe y de Perdidos, pero son pocos los que conocen Alias.

Nos cuenta la historia de Sydney Bristow (interpretada por Jennifer Garner). Ella trabaja como una agente del SD-6, una rama secreta de la CIA. Al ser tan secreta, no puede hablar con nadie sobre su trabajo. Sin embargo, ni ella ni nosotros tardaremos en descubrir que en realidad el SD-6 es una organización criminal y que ha estado trabajando todo este tiempo para quien pensaba que estaba peleando. Sydney al enterarse acudirá a la verdadera CIA para pedir ayuda y acabar con esta rama, trabajando como una agente doble.

Puede parecer que os acabo de destripar toda la trama cuando esto es solo una pequeña parte de lo que ofrece Alias. Es de esas series que una vez que empiezas es mejor que te prepares para verla en modo maratón (aquí servidora se vio media temporada en una tarde), porque consigue la mezcla perfecta de acción, drama y suspense, y generalmente funciona bien en todos sus apartados. Tiene una protagonista con la que logras empatizar desde el principio (a pesar de que luego pueda tomar decisiones con las que no estás del todo de acuerdo), villanos a los que disfrutas odiando y deseando que les pase lo peor, artilugios de espías que todos desearíamos tener y la cantidad de vestuario y pelucas variopintas que lleva Sydney en sus misiones alrededor del mundo. Y si no fuera por algunas tecnologías y estilismos que salen en pantalla, Alias podría ser perfectamente una serie rodada en la actualidad y no 15 años atrás, porque el nivel técnico sobretodo en las primera temporadas es para levantarse y aplaudir.

En especial, voy a destacar sus dos primeras temporadas. La primera en el aspecto de construir una mitología o construcción de ese universo diegético y la segunda temporada por el crecimiento de personajes y ese ritmo frenético en el que no dejan de suceder cosas. Además, que el final de la segunda temporada tiene el mejor cliffhanger  que he visto en mi vida en una serie de televisión y que soy incapaz de entender como hubo gente en su momento que tuvo que esperar meses para saber como continuaba sin que les diera un ataque. La tercera, sin bien no logra superar a su temporada antecesora, mantiene el nivel más o menos. Es a partir de la cuarta cuanto los capítulos dejan de lado una trama central y que dure varios capítulos por tramas de capítulos autoconclusivos, haciéndola algo más pesada de seguir y en mi opinión, perdiendo un poco la esencia de lo que era Alias. Afortunadamente, para su quinta y última temporada consigue remontar dándole un final justo pero agridulce.

Alias

Tengo que hacer mención a que en esta serie veremos algunas de las características que posteriormente veríamos en los productos de Bad Robot, la productora de Abrams: El uso de un macguffin, una protagonista femenina capaz de patear culos, líderes que no son lo que parecen, giros en los personajes, los juegos narrativo-temporales (sobretodo el comienzo en in media res)  y un largo etcétera que no voy a nombrar riesgo de hacer spoiler. Y comentar que aquí surgirían colaboradores habituales de Abrams como Michael Giacchino en la música, Alex Kurtzman y Roberto Orci (co-creadores de Fringe), Drew Goddard (guionista de capítulos de Perdidos y de Monstruoso, y  nominado al Óscar por el guión de Marte).  Y el terreno interpretativo tenemos por nombrar solo a algunos, a Bradley Cooper en un papel principal, y como personajes episódicos a Terry O’Quinn (el inolvidable John Loke de Perdidos), Tobin Bell (o el asesino del puzzle en la saga de Saw), Ethan Hawke, Isabella Rossellini o al mismísimo Quentin Tarantino.

Os he dado razones suficientes, ahora tenéis que verla y disfrutad de una de las mejores series (y de las más olvidadas) que nos ha dado la televisión.

Responder

He leído y acepto la política de privacidad de filmfilicos