Filmfilicos blog de cine
Home Filmblog Películas Blade: Trinity

A veces dilatar demasiado una franquicia puede conllevar algunos riesgos. En este caso en concreto me refiero a uno de los cazadores de vampiros más famoso del mundo del cine. Por lo tanto lo que fue regular (tirando a mal) en su primera entrega, y bien en su secuela, puede acabar en algo muy desastroso para cerrar la trilogía. Pero antes de despellejar nada (que aun estamos en el primer párrafo) os voy a contar un poco de que va la película.

Los altos cargos vampiros, liderados por Danica Talos (interpretada por Parker Posey), deciden dar un paso más de cara al sometimiento del ser humano y resucitan a Drácula (Dominic Purcell) en pos de crear el vampiro perfecto. Por su parte, a Blade (Wesley Snipes) le tienden una trampa con la que al final su existencia pasa al conocimiento público, esto acarrea que su base sea atacada y se salde con la muerte de Whistler (Kris Kristofferson) y el encarcelamiento de el que ha visto el sol. Afortunadamente dura poco, ya que es rescatado por un equipo de cazavampiros formado por el irreverente Hannibal King (Ryan Reynolds), y la hija de Whistler, Abigail (Jessica Biel). Este grupo clandestino tiene información sobre los planes de los lideres vampíricos con Drácula y Blade, y no son nada halagüeños.

Blade Trinity +

En el apartado visual se nota una mejoría respecto a las anteriores, que entrados ya en el 2004 se esperaba algo la verdad. Respecto a la banda sonora no encuentro ningún tema que despunte demasiado, así como en anteriores entregas si. Pero bueno, esto también puede deberse al gusto musical tan raro que tengo, que de un tiempo a esta parte no todas las canciones de todos los grupos me acaban de llegar.

El reparto de actores es algo irregular. Me explico. Así como hay interpretes como Jessica Biel que recae más peso de la trama, o Dominic Purcell que más de lo mismo, esta gente se ve eclipsada por unas actuaciones bastante más que correctas de Ryan Reynolds y Parker Posey que son más bien secundarios. La dirección esta vez corre a cargo de David S. Goyer, quien, como ya se ha ido viendo con el tiempo, tiende a dar versiones de los personajes de los comics bastante distintas a lo que estamos acostumbrados los aficionados.

Blade Trinity ++

Las primeras películas de este cazavampiros tenían un toque (aunque muy lejano en alguna) de terror; esta en cambio acabó convirtiéndose en una cinta de acción sin más. Esto no tendría porque haber sido malo, si se hubiera llevado bien y ciertos fallos no lo fastidiaran del todo. De hecho la trama funciona bastante bien salvo por un detalle: el malo absoluto. Y cuidado, que le doy ese termino porque aparte de Drácula, Danica Talos también es villana en el film, de hecho esta última me parece bastante más interesante que ese rapero modernillo que nos colaron como el vampiro más famoso de todos.

Podría seguir con una sucesión de fallos de guión que lo acabaron de estropear, pero la verdad es que quiero quedarme con un buen recuerdo del personaje (el de Blade II). Y si algo bueno también tuvo la película es que la actuación de Reynolds supuso el germen para Deadpool. Habrá que darse con un canto (de plata) en los dientes.

-¿Por qué no eres amable?
-Porque el mundo no es amable.

Artículos similares

Responder

He leído y acepto la política de privacidad de filmfilicos