Filmfilicos blog de cine
Home Filmblog Películas Blancanieves y los Siete Enanitos

Crítica película Blancanieves y los siete enanitos en el blog de cine

Hoy vengo a hablaros de la joven más bella de su reino, una princesa blanca como la nieve, de pelo negro como el carbón y labios rojos como las rosas: Blancanieves y los siete enanitos.

Hay muchísimas versiones cinematográficas de este clásico cuento de los hermanos Grimm que se publicó por primera vez en 1812 (existen incluso cortometrajes mudos), pero sin duda alguna, la producida por Walt Disney se ha convertido en la más conocida y querida.

Blancanieves y los siete enanitos fue el primer largometraje de animación de la Historia del Cine que contaba con el color y el sonido a la vez, y el primer largometraje producido por Walt Disney, quién hasta entonces había producido cortometrajes con personajes como Oswald o Mickey Mouse como protagonistas.

blanca1

La historia nos cuenta la vida de una joven princesa maltratada por su madrastra, la mujer más bella del reino según un espejo mágico. Sin embargo, el maltrato llega al deseo de muerte cuando la princesa Blancanieves crece y se convierte en la mujer más bonita del reino, superando la belleza de su madrastra. Sólo la bondad de un soldado que desobedece a la reina, la hospitalidad de siete enanitos, la ayuda de los animales del bosque y el beso de un príncipe azul podrán llevar a Blancanieves a un lugar mejor.

Blancanieves y los siete enanitos es el inicio de una larga tradición en los films de Disney: princesas huérfanas, madrastras malvadas, besos de amor verdadero y amor a primera vista, mujeres débiles que necesitan a alguien para seguir su camino y sobretodo, desbordar la pantalla de magia.

Si el espectador ama el Cine, o sabe lo que cuesta hacerlo (o se lo imagina), puede emocionarse ya sólo viendo los créditos iniciales, donde el propio Walt Disney agradece a su equipo el trabajo realizado, y es que no hay que olvidar que si Blancanieves no hubiera funcionado, la factoría Disney hubiera terminado allí.

blanca2

El film está construido al igual que las películas de acción real: su historia con la introducción, el nudo y el desenlace (el cual ninguno se hace largo ni pesado gracias a sus graciosas escenas y canciones), imágenes poéticas como el beso que se dan Blancanieves y el príncipe a través de una paloma blanca, imágenes fuera de campo que son representadas con metáforas como los buitres volando en círculo tras la caída de la bruja (un tipo de final para el villano que más adelante, se vería en  otras películas como La Bella y la Bestia), e incluso se “molestaron” en relacionar la meteorología con los estados de ánimo de los personajes de cada escena.

Algo más a destacar de la película es su banda sonora, sus personajes y su estética. La banda sonora (y no sólo las canciones), está meticulosamente insertada en cada escena de la película, es el compás de cada acción, el ritmo de los personajes, lo que nos lleva de un momento a otro de una forma mágica.

Los personajes están trabajados al detalle: todos cumplen una función (ayudar o aniquilar a Blancanieves, según sea un personaje bueno o forme parte de la maldad de la madrastra), pero cada uno tiene su forma de actuar según su forma de ser. No me refiero sólo a los enanitos (que con nombres como Mudito, Gruñón, Dormilón o Doc podemos hacernos una idea), si no personajes como los animales que, pudiendo haber sido personajes totalmente planos y sin importancia, consiguen llenar la pantalla gracias al trabajo que se hizo sobre ellos para hacerlos mover y actuar según su raza (la escena de la limpieza de la casa de los enanos es una clara demostración de ello).

Y por último, su estética: los dibujos y los colores, tan clásicos, tan influenciados en esa época (si os fijáis bien, en Blancanieves podéis ver algo de Betty Boop), los escenarios “elegidos” para las escenas como el bosque encantado cuando la princesa se horroriza en la oscuridad de la noche… El film es un sinfín de deliciosas imágenes que no sólo deleitarán a los más chiquitines. Sólo hay que mirar más allá de la época en que está basada y más allá de ese machismo a la que está condenada la película, que sí, lo hay, y es claro tras escuchar a Gruñón a hablar de las mujeres, pero de verdad, no tiene Walt Disney la culpa de ello.

blanca3

Dicho esto, ¡disfrutadla de nuevo!

Artículos similares

Responder

He leído y acepto la política de privacidad de filmfilicos