Filmfilicos blog de cine
Home Filmblog Series BoJack Horseman

BoJack Horseman - Filmfilicos Blog de cine

Ya lo sabéis, no soy mucho de series. Y cuantas más temporadas existan ya antes de empezarlas, más cuesta arriba se me hacen. Y si para colmo visualmente no me llaman la atención, las posibilidades de pasar del segundo capítulo son bastante remotas. Así que una serie como BoJack Horseman (Raphael Bob-Waksberg), con 6 temporadas a sus espaldas y un trazo poco atractivo, no entraba ni siquiera en mi lista de pendientes. Afortunadamente, varios amigos me insistieron en que tenía que verla. «Es droga de la buena», afirmaban. Sirva esta reseña para darles las gracias, porque durante varios meses BoJack, ese caballo actor venido a menos, me ha acompañado cada mañana durante mis desayunos, y poco a poco, él y su círculo más cercano consiguieron conquistarme sin reservas, hasta el punto de alargar los últimos capítulos por evitar la ineludible despedida final.

Como os he comentado, BoJack Horseman es un caballo actor (sí, caballo, porque en este universo, humanos y animales antropomórficos conviven en maravillosa armonía) que durante los años 90 protagonizó «Retozando», una de esas series que a nosotros nos recordaría a Padres Forzosos y que en su momento fue todo un éxito, para después caer en el olvido laboral. Alcohólico, adicto a las pastillas, egoísta, manipulador y cruel, BoJack no es precisamente un protagonista al uso. Sin embargo, conocerle y conocer su historia (de la que no os adelantaré nada) os prometo que merecerá la pena.

BoJack Horseman - Filmfilicos Blog de cine

El principal problema de BoJack, en mi opinión, es su apartado visual. Es animación clásica, en 2D, y eso a priori es un punto a favor. Pero el dibujo no es muy agraciado, y está claramente generado digitalmente, lo cual suele provocarme un rechazo inconsciente. El coloreado es plano, aunque sí que es cierto que utilizan degradados y algunos fondos más artísticos para, por ejemplo, la piel de BoJack. Poco a poco, sin embargo, fui aprendiendo a apreciar su maravillosa iluminación en ciertas escenas, y el esfuerzo en la representación del cielo crepuscular o nocturno, así como del agua.

¿Su fuerte? Pues principalmente, su guión y sus personajes, de una construcción y coherencia que raya la perfección y que ya quisiera para sí el George Lucas de las precuelas galácticas. Tanto BoJack como el resto de personajes que lo rodean hablan y se comportan de forma absolutamente consistente con su historia y su carácter, y lo hacen sin concesiones, sin miedo a mostrar sus miserias, sin conmiseración, mostrándote todas las facetas (las buenas, las malas y las horribles) de su personalidad. Aquí no hay «buenismo» alguno, ni pretensión de agradar, sino de mostrarte la vida tal y cual es, lo cual incluye espacio para la incomodidad y la crueldad, pero también para la empatía y la esperanza. Destacaría sin dudar a Princess Carolyn, la valiente representante de Bojack, a Diane Nguyen, una escritora frustrada, al Sr. Peanutbutter, un perro de ánimo incombustible que se considera el mejor amigo de BoJack y a Todd Chavez, el mejor amigo de BoJack. Cada uno de ellos vivirá su propia historia, a veces hilada a la de BoJack, otras de forma independiente, y todas las viviremos con intensidad, atendiendo a los sutiles cambios que se operarán según les veamos evolucionar a lo largo de las seis temporadas que conforman la serie.

BoJack Horseman - Filmfilicos Blog de cine

Y del guión sólo puedo decir que es una absoluta genialidad. 77 episodios hilados a la perfección, cientos de piezas encajadas sin fisuras, como un enorme rompecabezas que sólo podremos contemplar en su totalidad al despedirnos de ella. El pasado y el presente conviven para hacernos entender lo que cada personaje lleva en su mochila vital. Y no existen incongruencias, ya que cada nimio detalle se cuida y no cae en saco roto. Si es necesario, volverás a verlo y te ayudará a entender o a reforzar la trama de ese momento. Además, la serie cuenta con episodios magistrales, como un original homenaje al cine mudo, una increíble interpretación de la demencia senil o un capítulo monólogo que nada tiene que envidiar a las mejores sesiones del Saturday Night Live. Y todo eso sin olvidarse de criticar los entresijos de Hollywood y de temas tan candentes como el movimiento Me Too, el fracking o la tenencia de armas.

Lo reconozco… sufro los efectos de la abstinencia. Echo de menos desayunar con BoJack, por lo que estoy segura de que esta es una de esas series que ha venido para quedarse en mi vida y que revisionaré en el futuro, como Friends, Las chicas Gilmore o The Big Bang Theory. Y estoy segura de que si le dais una oportunidad  y conseguís sobrevivir a la extrañeza que pueden provocaros sus primeros capítulos, descubriréis por qué BoJack Horseman es sin duda una de las mejores series de animación de la historia, que podéis encontrar en Netflix.

Responder

  He leído y acepto la política de privacidad de filmfilicos.com

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Rafael Mollá Sanmartin
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, eliminación y olvido.
  • Contacto: contacto@filmfilicos.com.
  • Información adicional en: nuestra política de privacidad.