Filmfilicos blog de cine
Home Filmblog Películas Chicago

Crítica de la película Chicago

Dejando a un lado mi gusto por el terror, en mi corazón siempre hay hueco para un musical. Desde luego, no soy ninguna clase de experta ni mucho menos y me queda un largo camino por recorrer en cuanto a cultura de musicales, ya que la mayoría de mi conocimiento viene de películas que no tienen un libreto procedente de Broadway. No es el caso de hoy, y seguramente ya se haya dicho todo de ella, pero voy a aportar mi pequeño grano de arena.

Basada en la obra de teatro de Bob Fosse y Fred Ebb, narra como Roxie Hart al llegar a Chicago en los años 20 sueña con convertirse en una estrella de la talla de Velma Kelly. Pero los deseos de Roxie pronto se verán truncados al verse envuelta en un asesinato, lo que la llevará a la cárcel donde coincidirá a Velma, también acusada de otro asesinato. Gracias a la guardiana Morton de la cárcel, ambas se reunirán con el célebre abogado Billy Flynn, quien se ofrece a sacar a Roxie de prisión por una suma considerable de dinero, pero Velma no está dispuesta a dejar escapar su oportunidad de ser el foco de atención.

Ante todo, he de aclarar que no he visto la obra teatral, por lo que no puedo saber si su traslado a la pantalla es fidedigno o no. Pero lo que sí puedo comentar es que la cinta emplea todos los recursos que ofrece el cine y los fusiona de maravilla con las posibilidades del teatro sin llegar a resultar un pastiche en el que solo parezca teatro filmado. Prueba de ello es el director de orquesta, interpretado por Taye Diggs, cuya función es presentar las escenas musicales y actúa de hilo conductor; como la cámara con mucha elegancia va guiando el ojo del espectador hacia detalles, como objetos del entorno poco a poco dan paso al ritmo de las canciones hasta volverse parte de estas y el bendito montaje que tiene toda la película. Como los planos se organizan al ritmo de la música otorgándole un dinamismo increíble es para quitarse el sombrero.

Chicago

Lo que me lleva inevitablemente a hablar de los números musicales, pues es casi con total seguridad lo mejor del film y cualquier calificativo respecto a ellos menor que espectaculares es un insulto. Desde la presentación del personaje de Velma con la archiconocida “All That Jazz”, pasando por la muy original presentación de “We Both Reached for the Gun” sin dejar de lado la obra maestra que es “Cell Block Tango”. Todas las canciones suman al conjunto, algo que no todos los musicales pueden decir. Y a la música y al montaje también hay que decir que todos los gremios artísticos hacen un trabajo admirable captando la esencia de la ciudad del viento durante los felices años 20 con la fotografía, el vestuario, peluquería, maquillaje, escenografía y atrezzo.

Por todo lo comentado en líneas anteriores, la parte estética es de sobresaliente. Pero es que el trasfondo de la historia también lo es. El tema de lo carroñeros que pueden llegar a ser los medios de comunicación (en este caso, los medios americanos) con tal de sacar el titular más llamativo para tener audiencia y como hasta el asunto más serio como puede ser un asesinato se convierte en un verdadero circo porque ante todo lo que le gusta al público es un buen espectáculo. Lo mejor es que las protagonistas absolutas del relato son dos mujeres muy distintas y al mismo tiempo muy similares como Roxie y Velma que están dispuestas a todo con el fin de tener unos minutos de fama.

Esto es Chicago, niña. No puedes competir con la sangre fresca.

Chicago

Tenía cierto escepticismo al saber quienes eran las protagonistas de la película, pero un aplauso por ellas porque han disipado todas mis dudas. Renee Zellweger como Roxie empieza siendo una chica muy vulnerable y acaba siendo una mujer plenamente consciente de lo que quiere a través de un proceso de maduración. Por otro lado, está Catherine Zeta-Jones como la magnética Velma y resulta ser una robaescenas total. Mencionar aparte a Richard Gere como el abogado Billy Flynn, que hace un trabajo más que notable. En general todos los actores tanto protagonistas como secundarios hacen muy buen trabajo donde no hay ningún eslabón débil.

Queda todo dicho, lo único que puedo hacer es autofustigarme por no haber visto esta película antes. Y todos los reconocimientos que tiene la cinta me parecen pocos aunque es una excelente ganadora de los Oscars, le pese a quien le pese.

Artículos similares
El Faro - Filmfilicos blog de cine

Responder

  He leído y acepto la política de privacidad de filmfilicos.com

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Rafael Mollá Sanmartin
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, eliminación y olvido.
  • Contacto: contacto@filmfilicos.com.
  • Información adicional en: nuestra política de privacidad.