Filmfilicos blog de cine
Home Cosas fílmicas 5 canciones que me traumatizaron más que la peli

5 canciones que me traumatizaron más que la película

Hola, ¿qué tal?, me llamo Chema y de pequeño era un miedica de cuidado (suspira, se ha quitado un peso de encima). Por eso, en este especial de Halloween, he decidido abrirme y contaros las cinco canciones de películas que me traumatizaron de pequeño:

En el quinto lugar he puesto el tema principal de “Jeepers Creepers”. Es la más moderna del ranking, y la más light en comparación con las le siguen. Recuerdo que la película en sí tampoco era gran cosa, pero confieso que cuando volví del cine, el tramo final hasta llegar a casa, lo hice corriendo. Por si acaso yo que sé.

Esta ya es bastante más jodida. Canción que suena a invocar cosas canción que me pone los pelos de punta, eso es así, no lo puedo evitar. Y es más, siempre las quito no vaya a ser que de verdad se invoque algo y la líe… Imaginaos que sin querer traigo a nuestro mundo a Cthulhu, por lo que sea, que vergüenza después en el barrio, joder. El cuarto puesto es para “The Omen”.

Sólo hay una cosa que de más mal rollo que una canción que suena a invocación, y es una canción cantada por niños que están como desanimados, con pocas ganas de vivir… El tercer puesto es para “The Innocents”, que por si no bastara con la tonada, el cabron/a que ha hecho el montaje para YouTube ha puesto una foto que… mejor dadle al play y a ver si la podéis acabar sin apartar la vista.

Esta es complicada. De pequeño me aterrorizaba tanto que durante años sólo fui capaz de escuchar, como mucho, los primeros diez segundos. Si sonaba en la tele tenía que cambiar de canal, estuviera viendo lo que fuera. Cuando me hice más viejo me di cuenta de que en realidad es un temazo, aunque la sigo escuchando con respeto: Aquí os dejo “El Exorcista” en el segundo puesto.

Y en el número uno la canción que más mal rollo me ha dado y me sigue dando. También es de niños cantando en plan “no tengo ganas de vivir”, y os prometo que si no se me borra de la cabeza, esta noche haré lo típico de ir silbando o pisando fuerte cuando me levante a mear y estando todo a oscuras. La canción es: Rosemary’s Baby.

ÚLTIMA HORA: Este post lo empecé a escribir el domingo día 22 a eso de las 18:00. Bien, pues esa misma noche en el programa “Cuarto Milenio”, casualmente, dieron paso a una sección de moñecos jodidos de ver con esta misma canción. La casualidad, la puta casualidad…

EXTRAS DEL BLU-RAY

Iba a acabar ya, pero ya que estoy confesando mis mierdas me he dicho, ¿y por qué no lo mismo pero con canciones de la tele que en cuanto sonaban me hacían temer por mi vida y así me ahorro un dinero en el psicólogo? y ¿Era la pregunta anterior demasiado larga? Tal vez sí… Estas van sin orden, ya que todas me traumatizaron por igual.

Expediente X (1993). La serie muy guay, ya siendo adolescente pude seguirla, pero la intro daba bastante mal rollo. Ojalá los programas de Cuarto Milenio pudieran generar lo mismo alguna vez… (esto lo escribí antes de ver el programa por la noche, claro. Ahora igual debería borrarlo).

Esta era y sigue siendo un horror: ¿Quién sabe dónde? (1992). Para mi eran 30 segundos de puro terror. Por cierto, no he podido conseguir la versión en la que en un momento dado se escuchaba algo así como chillido o lamento. ¿Era necesario hacer algo tan jodido, TVE?, ¿En serio?

Twin Peaks (1990). La canción es buena, pero suena tan melancólica, oscura… Mi cerebro de miedica no podía procesar tal cosa por aquel entonces, me dejaba muy mal cuerpo.

Como en el caso de “El Exorcista”, años después, descubrí que era un temazo, pero hasta entonces… pelos de punta y sudor frío. Era empezar a sonar y salía corriendo dirección a la cama: Documentos TV (1986)

Y eso es todo. Si os animáis, podéis dejar las canciones que os traumatizaron a vosotros/as justo aquí debajo, en la zona de comentarios, o en Twitter usando el hashtag #Filmfilloween.

Autor
(AKA )
Descripción: Amante del cine en general, menos de las pasteladas romántico-comerciales en las que sin previo aviso suele gritar un “¿Pero qué coño es esto? Si considera que una película es mala, no duda en reventar el final o el guión, según esté ese día, quedáis avisados. Autobiografía: De pequeño un señor me dio una calcomania en la puerta del colegio, yo me la puse pero el LSD estaba mal cortado, de ahí me viene todo. Frase: “Todavía busco la película que me haga llorar”.

Responder

  He leído y acepto la política de privacidad de filmfilicos.com

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Rafael Mollá Sanmartin
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, eliminación y olvido.
  • Contacto: contacto@filmfilicos.com.
  • Información adicional en: nuestra política de privacidad.