Filmfilicos blog de cine
Home Filmblog Películas Coco

Crítica película Coco

Ha llegado ese momento del año: El momento en el que llega a las carteleras de medio mundo el último trabajo de animación de Disney o el último trabajo de Pixar. Y visto que durante los últimos años ambas compañías han ofrecido trabajos bastante sólidos, las expectativas son altas. Bien, nada más empezar puedo decir que todas esas expectativas las ha cumplido y que ojalá sigan con esta magnífica trayectoria.

Miguel Rivera es el miembro más joven de una larga familia de zapateros y se espera que siga con el legado familiar. A pesar de los deseos de su familia, el sueño de Miguel es convertirse en músico, algo que la familia Rivera le tiene prohibido. Pero será a partir de esta conflicto cuando Miguel se embarcará en una gran aventura durante el Día de los Muertos.

El tema de la familia ha sido siempre una constante en las películas animadas de Disney. Ya sea tomando la inspiración de cuentos populares o con historias completamente originales, el entorno familiar suele tener una mayor o una menor importancia dentro de la trama, y aquí no es la excepción. Tampoco es novedoso que se siga un marcado esquema del viaje del héroe dispuesto a embarcarse en una aventura que le cambiará la vida al protagonista. Sin embargo, la maestría de la compañía respecto a las historias que cuenta tiene que ver con el tratamiento de unos temas tan universales que llegan al público más pequeño y a los adultos, capaces de emocionar a ambos por igual.

Coco

La tarea de emocionar a un público tan amplio no es fácil, y el hecho de que esta historia con una cultura y una localización tan marcadas logre conectar con los espectadores de todo el globo es otro mérito muy grande. Todos podemos pensar en varias cintas con un marcado carácter local que quizá al mostrarlas en otro entorno diferente pierden su significado. A Pixar eso no le sucede. Sin ser yo mexicana ni conocer a fondo el modo de vida de dicho país, considero que los responsables de guión y dirección son en todo momento respetuosos con la población de México, sin tirar de clichés racistas. En su lugar, optan por transmitir una fascinación con las tradiciones mexicanas, como es el caso de la festividad del Día de los Muertos, que los espectadores reciben maravillados. Y mención aparte a la música, que es otro personaje más y uno sale del cine tarareando las canciones.

Ya que ha salido el tema del respeto y de la vasta audiencia, tratar conceptos místicos que tienen que ver con la muerte o el más allá quizá no es la mejor de las ideas para una película que se sabe que la van a ver niños. No es la primera que se hace, ahí se tienen los ejemplos como La novia cádaver o El libro de la vida, esta última incluso teniendo lugar en la misma festividad mexicana. Pero su acierto es que mediante el significado de la familia, los recuerdos y el legado acercan esa espiritualidad y devoción al público, unos conceptos que van de la mano. Al fin y al cabo, a las personas después de la muerte se las recuerda por lo que fueron en vida.

Coco

Hablar de la animación del film son palabras mayores. Además de ofrecer una aventura emocionante, la animación es exquisita. Si ya en trabajos recientes como Zootrópolis o Vaiana aspectos como los tamaños, las texturas, los colores e incluso el realismo estaban cuidados hasta el más mínimo detalle, en esta ocasión no se quedan atrás. Algunos ejemplos destacables de ello son las hojas, las guitarras, el pelo o las arrugas en un rostro. Todo lo que pueda decir sobre la animación se queda corto, hay que verlo para admirarlo.

Y si toca ponerse un poco más quisquilloso respecto los fallos, solo podría echar en cara dos. El primero es que si uno está familiarizado con el llamado viaje del héroe de Campbell y con los largometrajes que han ido ofreciendo Disney y Pixar durante la última década, se sabe perfectamente lo que va a suceder. En ese sentido, se puede criticar que no ofrece grandes sorpresas, aunque en lo personal tampoco se le piden. Y lo segundo es algún bajón de ritmo, sobre todo en el nudo de la trama. Un par de fallos menores que se le pueden perdonar por toda la emoción y la ternura de la historia.

Responder

He leído y acepto la política de privacidad de filmfilicos