Filmfilicos blog de cine
Home Filmblog Películas Conan El Desctructor

Hace no mucho tiempo os hablé de la primera entrega cinematográfica de Conan El Bárbaro, como muchos dirían “la original, la de el chuache“. Y pese que aquella ya se la jugó un poco tomando otros derroteros de las obras originales (el libro y el cómic), no afectó a la calidad de película para nada. El problema vendría si se hace algún cambio para su continuación, y si se va a seguir alejándose aun más de sus bases. Esto es algo de lo que os hablaré hoy, pero antes os dejo con la sinopsis.

Las hazañas de Conan (interpretado por Arnold Schwarzenegger) están empezando a propagarse por todos los territorios, y esto es algo que le interesa a la reina Taramis (Sarah Douglas). De hecho contrata sus servicios para dos encargos a cambio de devolverle la vida a la amada de el bárbaro: recuperar una gema que solo puede ser tocada por la sobrina de la reina, Jehnna (Olivia d´Abo); y encontrar un cuerno que hace resucitar al dios Dagoth. Para ello contará con la ayuda de Malak (Tracey Walter), el amigo saqueador Conan; Bombaata (Wilt Chamberlain),  enorme capitán de la guardia de la reina; Zula (Grace Jones), una guerrera salvaje rescatada de sus captores; y Akiro (Mako), un mago que es antiguo compañero de Conan. Toda ayuda será poca, ya que en los planes de la reina Tamaris no entra la supervivencia de el bárbaro.

conaneldestructor2

Una de las cosas que se siguen manteniendo respecto a la anterior entrega, en cuanto a calidad se refiere, es todo el aspecto visual. Los escenarios vuelven a ser impactantes y muy bien cuidados para lo que se podia conseguir en los 80 y con el presupuesto del que se supone que disponian. En el apartado sonoro más de lo mismo, las tonadas cambian poco respecto a la anterior, pero le sigue pegando bastante bien a la cinta. El elenco de actores se aumentó pero no despunta ninguna celebridad más de la cuenta, además de que no hay ninguna interpretación para el recuerdo, ni siquiera la de Schwarzenegger.

El bajón de calidad realmente se vio en la dirección y el guión. Corrieron a cargo de Richard Fleicher, que quiso seguir alejandose de la estela que marcaban los originales, pero esta vez aun más. Tanto es así que parece que estemos en una versión descafeinada de este cimmerio. Esto en comparación tambien con lo visceral que fue la anterior sale perdiendo. Y no nos engañemos, fue esto lo que la hizo buena. Pero aun así no fue peor que lo que vendria mucho más adelante, aunque como dicen en la pelicula “…pero eso ya es otra historia…”

Yo tendré mi propio reino y mi propia reina.

Responder

He leído y acepto la política de privacidad de filmfilicos