Filmfilicos blog de cine
Home Filmblog Películas Cuento de Navidad

Cuento de Navidad en Filmfilicos el blog de cine

Con la fecha que se acontece, encuentro la escusa perfecta para hablar sobre las adaptaciones que el cine nos ha ido presentando sobre la novela de 1843 escrita por Charles Dickens, Cuento de Navidad.

Todos conocemos la historia de Ebenezer Scrooge, lo que no conocemos es su trabajo, únicamente sabemos que se dedica a actividades relacionadas con la usura (dependiendo de la adaptación cinematográfica ante la que nos encontremos es banquero, abogado, prestamista…). Frio como un tempano de hielo, egoísta y falto de sentimientos ni caridad. Dato que no se puede dejar atrás, odia la Navidad.

En la celebración de Nochebuena da el día libre a su empleado, Bob Cratchit, y tras rechazar la invitación de su sobrino Fred de pasar la noche en “familia” decide encerrarse solitario en su casa. Esa noche, Scrooge recibe la visita de tres espíritus: el de las navidades pasadas, las navidades presentes y las navidades futuras. Pero antes, su ya fallecido socio, Marley se aparece ante él para mostrarle cuan larga es la cadena que arrastra por haber llevado una vida de egoísmo y avaricia.

El fin que se han propuesto los espíritus es hacer cambiar a Scrooge para que sea un hombre bondadoso y amable con los demás.

 La adaptación que recuerdo con más cariño (y que me ha costado bastante encontrar en la red) es la de 1982.  Consigue determinar con exactitud cada uno de los marcos temporales que componen la historia. Recuerdo pasar miedo con la visita de Marley y con la del espíritu de las navidades futuras. Es algo que no consiguen todas las adaptaciones.

La más recordada por el público es la de 2009, producida por Disney y protagonizada por Jim Carrey (doblaje, aunque la voz es la misma que dobla a Jhonny Depp en la versión española). Es la que más connotaciones humorísticas tiene si no tenemos en cuenta las versiones cómicas realizadas hasta la fecha.

Hemos visto especiales en series como en American Dad, Aida, los Simpsons… y también en películas como Los fantasmas de mis exnovias, Barbie, los teleñecos, Patoaventuras, etc. Seguramente muchos los habré dejado olvidados por el camino. Pero lo que no se puede dejar pasar es esa enseñanza que se esconde tras el cuento de Dickens, la bondad, generosidad y el compañerismo que tanta falta hace últimamente nos hace ser mejor personas. Todos tenemos una segunda oportunidad para mejorar lo que somos y remediar o poner solución a aquellos problemas que creamos.

A Scrooge lo que le daba miedo en si no era la muerte que le mostraba el tercer espíritu. Caer en el olvido, que nadie le recuerde y la alegría que genera su inexistencia. En ocasiones el egoísmo hace que estemos tan ciegos que no somos capaces de percibir la realidad que nos rodea. Además, en esta época nunca viene mal que nos recuerden que estas fechas son para pasarlas con la familia.

Un dato curioso sobre el origen de esta historia, que viene inspirada por la lápida de Ebenezer Lennox Scroggie en cuya lápida rezaba “hombre de la harina” traducido del inglés meal men. Pero cuando Dickens leyó lo escrito entendió mean man lo que se traduce como “hombre egoísta”. Fue aquella confusión la que inspiró tan famoso cuento que tras 171 años sigue vivo. Además de ello, las vivencias propias del escritor en su infancia en la que “sufrió” aprietos por los pobres y las familias de estos, quedan reflejadas en la novela. Dickens pertenecía originariamente a una familia acomodada, pero tras ser encarcelado su padre cuando tenía 12 años, se vio obligado a ponerse a trabajar y vender sus pertenencias, lo que le dejó daños psicológicos de los que no se recuperó nunca.

Artículos similares
21 Black jack | Crítica de la película

Responder

He leído y acepto la política de privacidad de filmfilicos