Filmfilicos blog de cine
Home Filmblog Películas Song to Song

Song to song - filmfilicos blog de cine

En una moderna historia de amor, la cámara experimental de Terrence Malick nos adentra al mundo de cuatro individuos, que impulsados por la esencia de la música se encuentran en la búsqueda constante del placer y de la realización de sus sueños a toda costa.

Song to song - Filmfilicos blog de cineLa entrecruzada de parejas, el intercambio de fluidos e ideas y la misma pasión por la música, nos llevan por un camino tan delirante como la propia manera de filmar. Con demasiados primeros planos, muchos planos detalle y el excesivo uso de la cámara en la mano, Malick nos despliega un collage de ideas, emociones e imágenes que se nos hace difícil de digerir una vez fuera de la sala. La intimidad del lente nos hace parte fundamental de la historia, dependiendo siempre de lo que logremos comprender, ya que en muchas ocasiones si no se está lo suficientemente atento, nos podemos perder en el placer visual que se nos concede, pero la historia queda definitivamente en último plano.

Cuando hablo de placer visual, me refiero a dos cosas que se me hacen demasiado evidentes: la iluminación es perfecta. La luz en cada toma es capaz de realzar nuestros sentidos de manera sublime, así como los cuerpos de sus protagonistas perfectamente iluminados, y es este el segundo placer. Demasiadas caras bonitas, demasiados cuerpos hermosos a los cuales Malick sabe sacar provecho, lo que me parece una verdadera lástima es que no se le saque el merecido provecho al talento desgarrador de estos grandes protagonistas: dos muy buenos actores como lo son Ryan Gosling y Michael Fassbender, junto a tres de mis grandes favoritas, Natalie Portman, Rooney Mara y Cate Blanchett.

Song to song - Filmfilicos blog de cine

A pesar de contar con un elenco idílico para cualquier director, no es suficiente para esta cinta, sin embargo, ha sido realmente complicado para mí decidir de qué bando me encuentro. Siento que pudo tener muchísimo más potencial si se hubiese dado más peso a la historia en vez de simplemente ponernos frente a una desordenada secuencia de imágenes, pero que a la vez son muy hermosas. Así que trato de ponerme (injustamente y seguramente sin éxito) en la piel del director y es posible que simplemente se esté imitando nuestro subconsciente. Esa manera visceral y desordenada de sentir, ese salto de emociones, de páginas y de cuerpos, ¿con qué motivo?, ¿para llegar a qué?, ¿Qué es lo que Faye (Rooney Mara) está buscando en pleno ambiente musical de Texas? El sexo lo hace todo más fácil. Entrar en este juego de poder y seducción abre las puertas a muchos caminos que quizás Faye  busca experimentar y entre ellos, encuentra al que sería un gran amor.

Song to song - Filmfilicos blog de cine

Y es cuando comienza la cliché historia de un triángulo amoroso donde hay un hombre bueno, uno malo y la chica indecisa, que desea al malo pero ama al bueno, y mi problema con esto es que no sale del cliché. A pesar de que Mara (alrededor de quien gira la película) es impresionante en su papel de una linda viciosa confundida, una vez más, no es suficiente. Hay elementos en la narración que faltan para poder sorprendernos, todo lo hemos visto reproducido una y otra vez, en diferentes escenarios, con diferentes nombres…y no es que esto sea negativo, lo que critico es que el sentir es el mismo. Lo que cambia en las películas es la habilidad del director de hacernos sentir algo distinto, sin importar que una situación haya sido reproducida una y mil veces. Todo se centra en la capacidad de hacernos sentir diferentes y creo que Malick no lo logra en esta cinta a pesar de un hermoso esfuerzo visual (con la ayuda del genial Emmanuel Lubezki, director de fotografía).

Es una película que cuenta con actuaciones poéticas que sin embargo no creo que llegaron a la cúspide de lo que son capaces de dar, sólo Mara tiene la posibilidad de hacerlo, el resto se vio sofocado por el peso de una historia casi inexistente pero representada en imágenes preciosas, con evidente exageración en el uso de herramientas cinematográficas. En fin… abstracta e íntima.

Responder

He leído y acepto la política de privacidad de filmfilicos