Filmfilicos blog de cine
Home Filmblog Películas Dogman

Dogman | Filmfilicos, blog de cine

Si por algo se ha caracterizado 2020 es por ser un año en el que lo imprevisible y lo imposible puede llegar a ser real. Estas sorpresas se pueden traducir en un afán de experimentación, y en lo que concierne al consumo audiovisual el asunto deriva en ver cosas de género que normalmente se pasarían por alto y, como no podía ser de otro modo, acabar con satisfacción por las decisiones un tanto inesperadas. Os hablo de Dogman.

Marcello es el dueño de una peluquería canina en un maltrecho barrio a las afueras de Roma donde vive dedicado a su trabajo y al amor por su hija pequeña. A grandes rasgos, Marcello intenta mantenerse al margen de los problemas. Pero una disputa con un delincuente local pondrá su apacible vida patas arriba.

Su comienzo es toda una declaración de intenciones sobre lo que se va a ver a continuación: Una rebosante agresividad animal y una muestra de los instintos más primarios. A pesar de su carta de presentación, no emplea la violencia como elemento principal, ni siquiera es una violencia muy gráfica con la que recrearse, sino que va a escalando en pequeñas dosis hasta desembocar el clímax y es una violencia sucia y tosca donde cada puñetazo duele y pesa como una losa. Esta sordidez no es casual, pues todo el aspecto visual de la película contribuye a esa sensación de pesadumbre. Desde una fotografía muy apagada en la que apenas sobresale ningún color junto con la cámara en mano que no se despega del personaje de Marcello y donde abundan los largos planos secuencia, hasta ese aspecto más realista pasando por ese barrio marginal de Roma que parece sacado del salvaje oeste o de los restos de un cataclismo. Por si fuera poco, el hecho de que en el barrio todos se conozcan entre sí, pero tengan unas relaciones más bien de cordialidad o conveniencia y que haya un matón que tenga atemorizado a todos los vecinos confirma ciertos paralelismos con el western.

Al estar toda la acción muy centrada en Marcello, resulta interesante contemplar su dualidad como personaje. Él a priori es un personaje que rezuma patetismo y que parece incapaz de hacer daño a una mosca, nada más hay que ver las expresiones cuando está cuidando a los diferentes perros o intentando ser un padre decente que quiere darle lo mejor a su hija. Aunque sus intenciones son nobles, eso no le evita de meterse en líos dignos de la filmografía de los Hermanos Coen (y sí se piensa con frialdad, por el tipo de personaje que es Marcello bien podría haber salido de cualquiera de sus cintas). Y sin querer revelar parte fundamental de la trama, el personaje sufre una transformación que él mismo admite en voz alta, demostrando que uno puede ser bondadoso e ingenuo hasta cierto punto, pero cuando a un animal se le ha acorralado solo queda defenderse con uñas y dientes.

Dogman

Esta intensidad que va creciendo solo podría darse con excelentes resultados en el caso de que los actores hicieran una labor potente y acorde con sus roles. Y lo cierto es que no podrían estar mejor seleccionados para dicha tarea. Tanto Marcello Fonte siendo el propio Marcello (cuya interpretación le valió el galardón de mejor interpretación masculina en el Festival de Cannes en 2018) y Edoardo Pesce como Simone están espléndidos en sus respectivos papeles y físicamente resultan creíbles con sus personajes hasta el punto de parecer que están filmando a las personas y no a los actores. El primero destacaría por la doble naturaleza entre el patetismo y el rencor más venenoso, y el segundo por ser la viva imagen de la fuerza bruta.

A pesar de que a partir del segundo acto la historia deriva hacia la venganza, no es lo único y principal del relato. Y al igual que sucedía con la manera de exponer la violencia, los actos en torno a la venganza tampoco resultan gratificantes, pues como bien demuestra su último plano, la venganza siempre es agridulce.

Artículos similares
Estoy pensando en dejarlo - Crítica de la película

Responder

  He leído y acepto la política de privacidad de filmfilicos.com

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Rafael Mollá Sanmartin
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, eliminación y olvido.
  • Contacto: contacto@filmfilicos.com.
  • Información adicional en: nuestra política de privacidad.