Filmfilicos blog de cine
Home Filmblog Películas Dos tontos muy tontos

Crítica película Dos tontos muy tontos

Antes incluso de que filmfilicos tuviera un nombre propio, contara con un blog de cine, ganara la credibilidad de la que goza hoy en día, y se expandiera; nosotros ya hacíamos críticas de películas a nuestra triste y enfermiza manera, esto es un claro ejemplo de ello:

Ayer pizcando entre los canales de la televisión por cable, uno de esos lujos que no me puedo permitir, pero me lo permito… encontré “Dos tontos muy tontos” y la vi… Pues a mí… me gustó. Es cierto que la película, protagonizada por Jim Carrey y Jeff Daniels, no destaca por su humor inteligente o su brillante guión, ni nada de eso. De hecho, destaca por su humor descabellado, chabacano y gañan. Si, humor de ese que es tan tonto, tan tonto, que tienes que reírte.

Hay mucha gente que critica muy duramente esta película, alegando que no les aporta nada, que no tiene ningún argumento, que está vacía y que es absurda; y es posible que sea cierto. Pero eso no quita que en los tiempos que corren, donde solo nos rodean desgracias como catástrofes naturales que destrozan pueblos, incendios que devastan bosques, pueblos que ya estaban destrozados y parece que necesitan que los devasten por completo para que la gente se haga eco; una economía ahogada y no solo aquí, en todo el mundo, y por si fuera poco, con lo tremendista que es la gente, aun se dilata más; una sociedad rota, que piensa que la solución para reparar todos los males es cortar cabezas en lugar de intentar arrimar el hombro; una enfermedad que no se acaba de curar (esto a título personal) y no sé si curará; y otras deyecciones que nos rodean… con todo esto me parece todo un lujo poder pasar un rato, sin pensar en nada, desconectar y reír, reír de cosas sin sentido, sí, pero reír.

 Creo que la reflexión me ha quedado demasiado seria y mas para el film del que hablaba, pero creo que vale la pena apreciar más las pequeñas cosas que nos evaden, que nos dejan volar y escapar por un instante de lo que nos rodea, y nos permite disfrutar, cosas tan sencillas como una película, un libro, un concierto, una birra con los colegas o cualquier otra actividad lúdico-festiva; total si el día menos pensado la Tierra se cabreará del todo, por todas las perrerías que le hacemos, y nos destrozará por completo, yo sinceramente prefiero que me pille riendo.

Makelelillo, el que le da la vuelta a una sonrisa.

Responder

He leído y acepto la política de privacidad de filmfilicos