Filmfilicos blog de cine
Home Filmblog Películas El Cuervo

Crítica de la película El cuervo

Después de una muy larga temporada de calor sofocante, parece que el otoño ha llegado para quedarse. Las hojas lo tiñen todo de distintos tonos de marrón, sacamos las chaquetas del armario y a finales de mes se celebra Halloween. Es algo habitual que en el mes de octubre los más aficionados lo dediquemos más al terror por esta festividad, y yo no quería ser menos. Quería recomendar algo para ver en esta fiesta. Divagando, no se me ocurría de que podía hablar que no fuesen las clásicas películas de terror o cintas que la mayoría ya hubiesen visto. Así que, en honor a la Víspera de todos los Santos, vengo a recomendar una de mis películas favoritas.

Eric Draven y Shelly Webster están a punto de casarse. La fecha escogida es la Noche del Diablo (un día antes del 31 de octubre) con la mala suerte que un asalto a la casa donde ambos viven acabará con sus vidas. Un año después, Eric resucita de entre los muertos para vengar su muerte y la de su novia.

Después de mi mencionado amor por el terror, me encantan las historias de venganza, y si encima tienen una buena justificación, mejor. Esta película tiene todos los ingredientes que podría tener para gustarme: amor, venganza, acción y una estética gótica digna de admirar. Dicho así el resultado podría haber sido nefasto entre tanta mezcla, y es increíble que sea todo lo contrario llegando a convertirse en una cinta de culto.

Un de los grandes aciertos del film es que nunca deja de lado ese atmósfera a medio camino entre film noir con esa ciudad que en la que se respira peligro, decadencia y podredumbre en cada esquina; estilo gótico desde la misma idea del cuervo, el amor más allá de la muerte, la lluvia permanente o la iglesia con rosetones y gárgolas; y cómic, con esos planos aéreos, travellings, zooms y una paleta de colores que juega con tonos rojos y negros. Estos tres elementos convergen y le dan ese aire tan característico que años más tarde se plasmaría (aunque de otra forma) en Sin City. Otro aspecto del que quisiera hablar partiendo de sus influencias del cine negro es que no escatima en lenguaje ni escenas violentas. Quizá Deadpool haya vuelto a poner en el punto de mira estas adaptaciones de cómic más para adultos, pero esta película lo hizo unos 20 años atrás.

El Cuervo

Por último, en lo que a ambiente se refiere, necesito resaltar una y otra vez esa magnífica banda sonora. Esta incluye canciones de algunas de las bandas de rock y metal más populares de los 90 como The Cure, Stone Temple Pilots, Pantera, Nine Inch Nails o Rage Against the Machine. Estas melodías no podrían ser más acertadas porque consiguen acentuar el tono agresivo pero a la vez meláncolico de la cinta.

Pasando a los personajes, Eric (Brandon Lee) es la película. En hora y media pasa por un cúmulo de emociones. Se ve lo feliz que era con su novia y el amor que sentían el uno por el otro con unos pocos flashbacks, la ira que puede llegar a tener cuando se cruza con uno de sus enemigos o la inherente tristeza que caracteriza al personaje. En mi opinión, otro de los mejores personajes es Sarah (Rochelle Davis), pues no es más que una niña pero debido a que su madre se junta con gente peligrosa, se ha visto obligada a madurar antes de lo que debía y a buscarse la vida. Y luego está el sargento Albrecht (Ernie Hudson), que si bien es un agente de la ley, no le gusta que nadie le diga lo que debe hacer y que da bastante juego a lo largo del metraje.

El Cuervo

En lo que a la historia respecta, el guión está cargado de frases memorables que se preguntan por la vida y por la muerte. Al fin y al cabo, de eso trata la película. Hace que el espectador se pregunte si lo que Eric busca es venganza, justicia, o ambas. Y de ser así, ¿se trata de un héroe o de un antihéroe? ¿Es un ángel o un diablo? Esa constante dualidad está presente en los diálogos y en el trasfondo. El que te haga pensar todo el rato a la vez que te ofrece un entretenimiento visual hace que esta cinta sea todavía más perfecta.

“Estaba muerto ya, murió hace un año, murió en el momento en que le tocó. Todos murieron, aunque no lo saben aún.”

Solo tengo un pequeño pero: Quizá los efectos especiales no han envejecido todo lo bien que deberían. Hay ocasiones en las que los retoques digitales resaltan mucho. Sin embargo, no me entorpecen ni te expulsan de la película. Teniendo en cuenta que Brandon Lee falleció por un accidente en el set de rodaje antes de terminar la grabación, hay escenas en las que ese gran problema no se nota, al menos no en exceso. Desde aquí aplaudo que a pesar de ese contratiempo, la película pudiese acabarse, salir adelante, regalarnos una de las historias más preciosas que ha dado el séptimo arte y brindarnos la última pero inolvidable actuación de Brandon Lee.

Responder

He leído y acepto la política de privacidad de filmfilicos