Filmfilicos blog de cine
Home Filmblog Películas El jovencito Frankenstein

El jovencito Frankenstein - Filmfilicos

“¡¡¡Es Fronkonstin!!!”

Tras disfrutar de Mary Shelley (Haifaa Al-Mansour, 2017) este verano, me dio por revisitar mis adaptaciones favoritas de su Frankenstein. Entre ellas se encuentra por supuesto esta divertidísima comedia de 1974, cuya idea y guión debemos a Mel Brooks y Gene Wilder.

Curiosamente, la historia que nos propone este filme no es tanto una versión como una secuela de los hechos acontecidos en la novela original. Nuestro protagonista es Frederick (Gene Wilder), nieto del doctor Frankenstein, residente en Estados Unidos y profesor de universidad, el cual reniega del legado de su famoso antepasado. Sin embargo, una herencia le hará regresar al castillo familiar en, ejem…, sí, Transilvania, donde con la ayuda del jorobado Igor (Marty Feldman) y la bella Inga (Teri Garr) retomará el trabajo de su abuelo y revivirá de nuevo a la monstruosa criatura (Peter Boyle).

El jovencito Frankenstein - Filmfilicos Blog de cineLa intención de Brooks y Wilder era la de imitar el ambiente de las legendarias películas de terror de la Universal, especialmente del primer Frankenstein (James Whale, 1931). Para ello no dudaron en contactar con el responsable de los decorados de dicho filme, encontrándose con la sorpresa de que este había conservado la mayoría en su propio garaje. Así que, efectivamente, la recreación del laboratorio del doctor Frankenstein fue realizada con las máquinas originales, lo que dota a las escenas de la creación del monstruo de un aura de clasicismo incontestable. De igual manera, ambos creadores insistieron en que la filmación debía realizarse en blanco y negro, reproduciendo los métodos de revelado de la época. En plena década de los setenta, donde el color reinaba ya en la gran pantalla, esto supuso un gran obstáculo para su financiación por parte de los estudios. Finalmente, fue la 20th Century Fox la que aceptó llevar a cabo el proyecto. El resultado fue una producción que recupera fielmente la atmósfera de los clásicos del terror con un guión eminentemente cómico, que terminó siendo todo un éxito de taquilla.

A pesar de que el sentido de algunos de sus gags se ha perdido con el tiempo (sus referentes culturales resultaban actuales en su estreno, pero para nosotros son inexistentes), la mayoría siguen funcionando a la perfección. Hay juegos de palabras que sólo pueden apreciarse en su versión original, y en otras ocasiones el humor juega con la parodia y el absurdo, algo recurrente en las películas de Mel Brooks. El responsable de los mejores momentos cómicos es sin duda Marty Feldman, cuyas miradas cómplices y comentarios al espectador, rompiendo la cuarta pared, resultan impagables. Según relataba el propio Gene Wilder en sus memorias, los chistes improvisados por dicho actor supusieron que el rodaje tuviera que interrumpirse una y otra vez por las carcajadas generales que provocaba entre sus compañeros. Salvando las distancias (las convenciones propias del cine de terror de los años treinta, al que homenajea, y el extraordinario mimo con el que fue producida), podemos considerar esta cinta como la precursora de parodias como la conocida saga Scary Movie. 

El jovencito Frankenstein - Filmfilicos Blog de cine

El casting resulta uno de esos “momentos perfectos” del cine, en el que casi por casualidad (en realidad porque algunos de ellos compartían agente), se crea una simbiosis entre los actores que traspasa la pantalla. Desde un sublime Gene Wilder llevando el peso de la narración, hasta unas magníficas Cloris Leachman (como ama de llaves) y Madeline Kahn (como novia de Frankenstein), todo el elenco funciona como un engranaje en el que cada cual brilla en su rol sin ensombrecer a los demás. Incluso Gene Hackman tiene un pequeño y divertido papel como anciano ciego en el que aparece irreconocible. Al parecer, Wilder se negó en redondo a que Brooks apareciera en la película (supongo que en pro de dicha simbiosis, ya que el director gustaba de acaparar la atención en las escenas que protagonizaba), pero este, decidido a dejar su impronta de alguna manera, se dedicó a realizar los sonidos de distintos animales que aparecen en la película (los aullidos de los lobos durante el viaje al castillo o el maullido del gato alcanzado por uno de los dardos perdidos por el doctor).

El jovencito Frankenstein es por tanto un clásico que no puedo más que recomendaros, una de esas películas que debes ver, y disfrutar, al menos una vez en tu vida.

La nota de filmfilicos
Autor
(AKA )
Descripción: Cuando era una niña odiaba las matemáticas, me encantaban las canciones en inglés, leía a escondidas, merendaba donuts blancos, me inventaba historias, coleccionaba Barbies y si me preguntabas que dónde quería ir mi respuesta invariablemente era "al cine". Debido a mi complejo de Peter Pan, a estas alturas puedo seguir dando por válidas todas las afirmaciones anteriores. Por desgracia, ahora los donuts me engordan y las cuentas que tengo que hacer son para llegar a fin de mes.Frase: #piensoenpelisluegoexisto

Responder

  He leído y acepto la política de privacidad de filmfilicos.com

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Rafael Mollá Sanmartin
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, eliminación y olvido.
  • Contacto: contacto@filmfilicos.com.
  • Información adicional en: nuestra política de privacidad.