Filmfilicos blog de cine
Home Filmblog Películas El retrato de Dorian Gray

Suponemos que fue La liga de los hombres extraordinarios, donde Stuart Twonsend interpretaba el papel de Dorian Gray, lo que finalmente empujó a que se produjera la adaptación cinematográfica del famoso libro de Oscar Wilde.

Pocas son las adaptaciones cinematográficas de obras literarias que hacen justicia. Pero desde luego esta se lleva la palma. Si el buen escritor levantara la cabeza de la tumba, sin duda volvería a meterla de nuevo en el agujero llorando sangre.

Principalmente, nuestro protagonista tal y como lo describe Wilde es rubio, con el pelo rizado, ojos azules y labios carnosos. Para quienes la hayáis visto seguro que habréis podido comprobar el parecido. Aunque no es la primera vez que ponen a un actor que físicamente es todo lo contrario al personaje literario, sino que se lo digan a Nina Dobrev en Crónicas Vampíricas.

Por dónde empezar, todo esta mal desde el minuto uno de la película. Dorian y Henry se conocen en el estudio de Basil, el artista que crea el cuadro que da lugar a que se desarrollen el resto de los acontecimientos. Por otra parte, Henry no es tan sumamente cruel como lo pintan en el largometraje, es cierto que llena de nuevos ideales a Dorian, pero el desencadenante del vil libertinaje de nuestro protagonista viene causado por un libro.

La parte de Sybil Vane, la joven actriz de 16 años de la que se enamora perdidamente. En ningún momento la presenta en sociedad como su prometida, ni la mete en su casa y menos todavía en su cama… Continuando con la trama, al final Henry se divorcia, en ningún momento se queda su mujer embarazada y ni mucho menos tiene una hija de la que se enamora Gray. Y como todo lo que he dicho, podría continuar. Bien es cierto que si nos centramos en lo que es la historia en si y dejamos a un lado todas las divagaciones del bueno de Oscar Wilde, tan sólo harían falta unas ciento veinte páginas para contarlo todo.  Aunque sin duda el guionista se ha esmerado, porque se ha inventado más de media trama, claro había que alargar la película.

Lamentablemente, El retrato de Dorian Gray, no me parece digna de ser recomendada, seguramente tendréis mejores cosas en las que invertir horas de vuestra vida. No olvidemos que ninguno tenemos un retrato que envejezca por nosotros. Y que decir de Ben Barnes, más que esperar a que con la película de El séptimo hijo consiga tener algo de éxito, ya hace mucho de aquel príncipe Caspian que llamó la atención del público.

Responder

He leído y acepto la política de privacidad de filmfilicos