Filmfilicos blog de cine
Home Cosas fílmicas Escena Vidas Rebeldes (The misfits)

Vidas rebeldes

Vidas rebeldes, película dirigida en 1961 por John Huston e interpretada por Marilyn Monroe, Clark Gable y Montgomery Clift.

Roselyn Taber, Gay Langland y Perce Howland son tres personajes perdidos en busca de una ansiada estabilidad vital.

Vidas rebeldes es una película sobre la soledad, una soledad presentada sin rodeos. De como el ser humano va buscando una meta, una compañía, quizás no tanto por conseguirla sino por no terminar los días sin nadie con quien compartir los últimos momentos. El interés del film, además de la historia en sí, radica en como la oscuridad de los protagonistas resulta ser un más que posible reflejo de la vida real de sus actores principales pues sus vidas acabarían en poco tiempo.

La escena que os presentamos hoy es a mi entender una de las más desgarradorasde todo el film. No tan sólo por los gritos o la interpretación sino por la lectura y reflexión que ello conlleva. El precio de una vida, el valor de la libertad. El orgullo y la prepotencia del vencedor contra la impotencia del vencido. No sólo el caballo es el derrotado. Junto a él quedan presas ilusiones de futuro. Emociones y sentimientos se derrumban con el peso de la caída. Libertades de acción que drásticamente quedan ahogadas por una soga, dolorosa y resistente. Junto a todo esto Marilyn y su interpretación. Su grito deja con la duda de si simplemente era una frase de guión excelentemente interpretada o era su rábia, su decepción, su hastío del amor y de las relaciones. La duda de si el sonido que sale de su boca era un grito desesperado de cansancio frente a la vida, de rendición total al haberse sentido usada, incluso gastada por sus seres amados.

Con la escena os dejamos.

Responder

He leído y acepto la política de privacidad de filmfilicos