Filmfilicos blog de cine
Home Filmblog Películas Fast & Furious 8 (A todo gas 8)

Fast & Furious 8 (A todo gas 8)

¡Ya llevamos ocho entregas seguidas! ¡Ocho! Y ya puedo ser catedrático en A todo gas. Que me llamen para la próxima convención anual…

En Fast & Furious 8 (A todo gas 8) o The Fate of the Furious en USA, durante la luna de miel de Toretto y Letty, Cipher chantajea a Dom para que se una a su equipo de ladrones y es incapaz de decirle que no. Toretto se encontrará enfrentado a su propio equipo para unirse a la hacker más poderosa del planeta.

Ojo, que voy a destripar la película, por lo que el texto está lleno de spoilers.

Esta octava parte vuelve a los orígenes de las carreras callejeras y a grabar una parte en américa latina, concretamente en Cuba, donde nada más empezar Dom reta al hombre con el coche más rápido de la isla. Toretto como es así de chulo, corre con el coche cafetera de su primo, no sin antes arrancar media carrocería y guardarse un truco que le enseñó Brian.

Como esto es A todo gas, ya sabemos que va a ganar, pero esta es ya la carrera del surrealismo cochero. Con el coche de Dom en llamas, reventando los cristales por el calor, pasando por encima de una moto y saltando en el último minuto del coche que se estrella en la playa, no sin antes ganar la carrera, claro.

Y como cualquier capítulo de Los Simpson que empieza con una cosa y termina con otra historia totalmente distinta, aparece Cipher (Charlize Theron) que chantajea a Dom con unas imágenes en un móvil que no veremos hasta pasado un rato de película, con este chantaje, Toretto traicionará a la familia.

Por otra parte, tenemos al equipo de Hobbs, formado por los demás miembros de la familia de Dom y un nuevo componente, el antiguo malo de la película Deckard Shaw que hace la pareja perfecta con Hobbs y aporta el toque gracioso de verdad a la película, no la tontería del personaje de Roman que lo intenta pero ya cansa.

A todo esto, descubrimos que Dom tuvo un hijo con Elena (Elsa Pataky) y que Cipher los tiene a los dos secuestrados en su avión ultra secreto. Toretto no tiene otra cosa que seguir con el plan de Cipher: primero robar un PEM (pulso electromagnético) y después robar los códigos nucleares del ministro ruso que está de visita en Nueva York. Y aquí es donde empieza la primera de las dos escenas que la convierten en un peliculón de acción.

Cipher ordena a su equipo de hackers que hackeen todos los coches inteligentes que se encuentren en la ciudad, que ataquen a la comitiva del ministro ruso y, como de un ataque de los ultracuerpos o de los zombies de Guerra Mundial Z, terminan con todos los coches de seguridad y emboscan la limusina blindada del ministro para que Dom pueda robar los códigos. Éste, antes de escapar, acaba con Deckard Shaw.

Después nos vamos al Ártico donde los misiles están camuflados en un submarino nuclear y allá que va el equipo de Hobbs a detener a Dom, a Cipher, al submarino y todo lo que se cruce por delante. Cada uno con su coche preferido cortesía del gobierno de los estados unidos.  Y de nuevo otra ‘escenaca’ a lo Mad Max que recuerda a sexta entrega en el desierto, pero esta vez además de perseguir una cantidad de coches militares, también está el submarino nuclear, barriendo todo lo que pilla por delante.

Paralelamente a esto, descubrimos que Dom ha creado un plan con Deckard Shaw, su madre y su hermano Owen, que es liberado de la cárcel para asaltar el avión de Cipher, salvar al hijo de Dom y ayudar a Dom a salvar a sus amigos con otra acrobacia del “circo del sol de los coches”, con misil, explosión y ni un rasguño en todo el cuerpo.

La familia de nuevo unida y un nuevo miembro…

Curiosidades

Hacía más de 50 años que no se grababa una película estadounidense en Cuba.

Mi calificación

“Peliculón de acción parte 2”

¡Hasta la próxima, amiguitos!

Responder

He leído y acepto la política de privacidad de filmfilicos