Filmfilicos blog de cine
Home Filmblog Películas Feliz día de tu muerte

Crítica de la película Feliz día de tu muerte

Fue en el año 1993 cuando se estrenó una comedia protagonizada por Bill Murray llamada Atrapado en el tiempo. En ella, el protagonista se ve obligado a repetir el mismo día una y otra vez. Esta idea de repetición constante de un día en concreto se ha ido explorando con diferentes películas y en diferentes géneros desde hace unos años. Algunos de los ejemplos son Al filo del mañana en el género de la acción y la ciencia ficción, Si no despierto en clave más dramática o el caso de hoy, una comedia con tintes de terror que tan buen sabor de boca me dejó en el Festival Nocturna de Madrid.

Tree es la típica estudiante de la universidad que se junta con el grupo de chicas más desagradable de todo el campus que se dedican a reírse de los demás y a recalcar su posición de superioridad. Esta actitud ha hecho que Tree se gane un buen puñado de enemigos. Su comportamiento le acabará pasando factura el día de su cumpleaños, cuando un individuo enmascarado decida asesinarla. Pero para sorpresa de Tree, después de su muerte va a revivir su último día de vida hasta que averigüe la identidad de su asesino.

Por si queda algún despistado que se haya dispuesto a ver la cinta sin saber absolutamente nada de ella, la propia distribuidora, Universal, se encarga de una forma muy divertida y original de hacer saber al público sobre lo que están a punto de ver. Un detalle que se agradece y que pone a la audiencia a tono. Y es que a pesar de la premisa digna de un “slasher” muy alocado, el film es con toda claridad una comedia, no una comedia involuntaria, si no una película concebida para hacer pasar un gran rato. Algo similar a lo que hacía Scream sin ser tantas referencias (aunque la referencia directa al final a Atrapado en el tiempo es maravillosa) y conseguir ser divertida cuando toca y dar algún que otro susto sin perder el equilibrio.

Feliz día de tu muerte

Sin embargo, para una película de estas características hay dos pruebas de fuego: Que los momentos dramáticos funcionen y no empañen el conjunto y que a pesar de la repetición inherente al concepto, la cinta no se llegue a hacer pesada o dé la sensación que el argumento no puede dar más de sí. Me alegra mucho comunicar que ambas pruebas las pasa con nota alta. En cuanto al primer inconveniente que se podría dar, se salva gracias a la historia de fondo que le dan a Tree, pues al principio es la típica chica popular insufrible que después de morir una y otra vez empieza a darse cuenta que quizás debería haber sido mejor persona pero que también tiene sus propios problemas personales. Una evolución de mean girl pasando por una scream queen digna de mención hasta llegar a una chica vulnerable. Además de la evolución que ofrece el guión para Tree, los momentos dramáticos se refuerzan por la interpretación de la propia Tree, Jessica Rothe, quien lo hace mucho mejor de lo que uno pueda creer al principio.

En cuanto al posible problema que podría surgir con el agotamiento de la repetición, gracias a las variaciones más o menos sutiles del transcurso del día es cuando se alcanza el punto álgido de la comedia, incluyendo ese grandioso tono de llamada. Pero unos ejemplos de estas modificaciones dentro del mismo día tiene que ver con las elecciones musicales, en particular un montaje muy inspirado o con las diferentes formas de morir de la protagonista. Y como detalle debido a su calificación, la mayoría de las muertes no son especialmente violentas o son mostradas fuera de cámara.

Feliz día de tu muerte

Los otros puntos fuertes que destacaría sería el aprovechamiento del espacio, ya que con muy pocos planos de habitaciones, hermandades, cafeterías y aulas consigue meter de lleno en el ambiente de una universidad americana y la subtrama de Tree con Carter, una relación que no podría ser más cliché pero que funciona muy bien, ya que el personaje de Carter es adorable se mire como se mire. También he de decir que bajo mi punto de vista cuando se sabe la identidad del asesino, la cinta sigue funcionando en tono y en argumento. El problema llega cuando quizás a eso se le da un giro no del todo necesario y puede que el conflicto se alargue un poco más de lo que debería.

Resumiendo, se trata de una cinta sin ningún tipo de pretensión más allá de hacer pasar un rato divertido a su público y que supone otro éxito para la productora Blumhouse y un paso adelante para su director, que hasta ahora solo había escrito y dirigido entregas de Paranormal Activity.

Responder

He leído y acepto la política de privacidad de filmfilicos