Filmfilicos blog de cine
Home Filmblog Películas Frozen. El reino del hielo

Frozen. El reino del hielo

Abro un paréntesis en mi breve historia en Filmfilicos para hablar, con muchísimas ganas, de algunas de las películas que optan a Oscar.

Hoy le toca a Frozen. El reino del hielo, nominada al Oscar a mejor película de animación y a mejor canción (Let It Go).

Frozen es la película que muchos fans del Disney más clásico estaban esperando. Una de las mejores, por no decir la mejor, producción de esta factoría que tanto gusta a los pequeños… y a los mayores, de los últimos años. Cogiendo el cuento Disney de toda la vida (princesa conoce a príncipe) y mezclándolo con La Reina de las Nieves, el film se ha adaptado perfectamente a nuestra sociedad sin olvidar el ayer. Frozen es un bello recorrido por la historia de Disney a nivel visual y auditivo. Veamos varios ejemplos a continuación.

Comencemos por los planos. Viendo el film, y recordando las películas de nuestra infancia, uno puede empezar a encontrar paralelismos entre ellas a partir de la composición de planos, no significando esto que tengan que ser iguales.

A continuación mostramos dos fotogramas. El de arriba pertenece a Pocahontas, la secuencia del desembarco de John Smith y el resto de tripulación para emprender su viaje hacia la India. El de abajo, al desembarco de los padres de Anna y Elsa, las protagonistas de Frozen. El ángulo de cámara no es exactamente el mismo, y el plano de abajo es más abierto pero, aún y así, ¿no os parece que hay entre ambos una gran similitud? De mitad del plano a izquierda, un gran barco de madera espera en la tranquila orilla del puerto de la ciudad, y de mitad a derecha del plano, los últimos tripulantes suben al barco bajo las atentas miradas de la población. Eso sí, para mostrar esto en un solo plano, en Pocahontas lo idearon mejor, además ya nos dejan una rata en primer término para que veamos también como será el barco por dentro. Ambas secuencias son el comienzo de lo que desencadenarán las historias.

f-2
f-3

Sigamos con los planos paralelos. Ahora toca comparar Frozen con Blancanieves y los siete enanitos. Si bien tengo que volver a decir que los planos no son exactamente iguales, sí que lo es la idea: un reloj de cucú con los personajes que llevan la historia dentro de él, como muñecos. Y en ambos casos, el plano forma parte de una escena musical.

f-5
Frozen

Seguimos con Blancanieves. A continuación se nos muestra otra imagen que en cuanto a color de imagen y lugar no, pero en cuanto a plano y situación son iguales, sumando de nuevo que los dos planos forman parte de una escena musical. En la de arriba, los enanitos, que trabajan en la mina buscando piedras preciosas vuelven a casa después de un día largo de trabajo; y en la de abajo, los trabajadores del pueblo, que se dedican a la recogida de hielo, hacen también su camino a casa y a la venta de hielo. Y más allá de los planos, la forma de trabajar de los personajes de Blancanieves y los de Frozen, pico y pala, también nos hacen ver la relación de las dos secuencias.

f-7
f-6

¡Sigamos! Le toca el turno a La Bella Durmiente. Si bien la primera imagen de las dos hermanas (Anna y Elsa) durmiendo en su habitación ya nos puede llevar, a partir del plano y del color azul de la noche, a rememorar a la azulada habitación de la famosa escena del beso de amor de la princesa durmiente, hay por otra parte otros planos y momentos de Frozen que recuerdan al film clásico. De aquí no querría profundizar mucho, pues forma parte del mensaje de la película, así que, únicamente, dejaré un par de fotogramas (arriba La Bella Durmiente recién despertada, abajo Frozen).

f-8
Frozen nominada a 2 oscars en 2014

El Jorobado de Notre Dame sería otro ejemplo a la hora de buscar paralelismos. Sin en los dos casos el protagonista tiene sus minutos de gloria en una coronación (Quasimodo por ser el más horrendo del lugar, y Elsa por convertirse en la reina del reino), terminan siendo despreciados y marginados por los demás, puesto que sus diferencias físicas o de “poderes” son diferentes al resto de los mortales. En ambas películas, se muestran planos muy parecidos para mostrar la conmemoración y la caída de estos personajes diferentes y que sin ellos, no habría película. Unos personajes que son monstruos para una sociedad ciega. Una vez más, se nos pone hincapié en aquello de no juzgar a alguien a primera vista y por sus apariencias, pero seguimos igual.

Voy a ir dejando apartados los paralelismos, porqué seguro que hay muchos más, pero no sin antes comparar Frozen con Mary Poppins. Bueno, una escena de ambas que tienen mucho que ver entre ellas. Eso sí, en Frozen es una de las escenas menos necesarias que tiene (aunque tiene mucha gracia). Vamos a ella, porqué en esta no hay duda. Vale que Mary Poppins fuera una película de acción real, pero tenía una larga secuencia donde lo real se juntaba con un mundo hecho de dibujos animados. Y he aquí el plano/situación que podemos relacionar con Frozen. Arriba, Bert baila con sombrero y bastón, rodeado de cuatro simpáticos pingüinos; abajo, Olaf, el muñeco de nieve baila con sombrero y bastón rodeado de cuatro gaviotas. En Mary Poppins se trataba de una escena donde se mostraba un verano de ensueño, donde nada era imposible y donde animales y personas tenían agradables y alocadas charlas, y en Frozen se trata de la imaginación del muñeco de nieve, pensando en su propio verano. Veranos llenos de fantasía, personajes secundarios bailando con sombrero y bastón y cuatro aves a su alrededor, y planos parecidos. Esto sí es un paralelismo supercalifragilísticoespialidoso.

f-12
Critica de la pelicula Frozen. Un reino de hielo

Las canciones también parecen rememorar a los clásicos de Disney. Por ejemplo, si atendemos a la primera canción de Frozen (Corazón de Hielo) se nos pueden venir a la memoria canciones como Gloria y Riqueza de Pocahontas, o Hi-Ho de Blancanieves.

Ni que decir tiene que Frozen es de los creadores de Enredados, cuya similitud entre ambas se encuentran en los personajes femeninos de Rapunzel y Anna. ¡Hasta sus pelos tienen algo mágico! (A continuación, arriba Rapunzel y abajo Anna).

f-14
Repaso de Disney a través de la película Frozen, un reino de hielo

Siguiendo con lo habitual de la factoría Disney, el guión se sustenta también con personajes secundarios (el reno y el muñeco de nieve) que uno no sabe hasta qué punto hacen falta, además de formar parte de canciones igual o más innecesarias, pero… ¿molestan? No. Simplemente se encargan de hacer reír en situaciones trágicas sin ser del todo necesarios en la historia, pero que sin ellos todo resultaría más serio y lineal. Eso sí, hay algo entre estos dos personajes que, a diferencia de otras películas que parecen prescindir de algo tan radiante, los une: una zanahoria.

Centrándonos ahora en algo más allá de los paralelismos entre imágenes y canciones, el film tiene una maravillosa capacidad visual de separar a las dos hermanas. Anna, vestida desde pequeña con colores cálidos, ya se nos muestra como una chiquilla despierta, con ganas de jugar, descubrir, amar y salirse siempre con la suya; mientras que Elsa se nos presenta siempre vestida con colores azulados y fríos, en lugares oscuros y fríos, tapada con guantes, pelo rubio blanquecino, y un carácter más reservado y semblante serio. Es decir, Elsa es una persona más fría, añadiendo valor al argumento de la película y a su gélido poder y reino.

Dejando claros mensajes sobre la educación y los principios, el film prescinde de chistes groseros y burdos, y de palabras tipo pipi, caca, pedo y culo, para hacer reír al espectador. De hecho, tiene diálogos inteligentes y muy divertidos que harán sonreír al espectador más joven y al más mayor, y está dotado de muy buenas ideas a nivel visual-argumental, como la idea de hacer de una estalactita de hielo un telescopio. Pero siguiendo con los mensajes, hay que dejar claro el maravilloso mensaje que nos da del amor. Esto ya es cosa del espectador descubrirlo, pero si hay algo en Frozen que haga que sea mejor que el resto de las películas de princesas de Disney, es el nuevo mensaje acerca del príncipe azul. ¡Sublime! Sublime el mensaje, que no el príncipe…

Frozen un reino de hielo

Frozen es, en definitiva, un paseo por toda la historia de la animación de Walt Disney con un aire innovador que no olvida lo de antes pero no descuida en qué época estamos. ¿Merecedor de un Oscar? Pues a pesar de que yo, personalmente, quería ver en esa lista de “mejor película de animación” el film gallego O Apóstolo, sí, lo merece. Y mucho.

De hecho, Frozen se define a ella misma a partir del verso de una de sus canciones: Por primera vez en años, habrá magia y diversiooooooón.

Artículos similares
1 respuesta en este artículo

Responder

He leído y acepto la política de privacidad de filmfilicos