Filmfilicos blog de cine
Home Filmblog Películas In the Fade (Aus dem nichts)

In the fade (Aus dem nichts)

Gracias al madrileño Círculo de Bellas Artes, sede donde un año más se organizaba una breve muestra de cine europeo en la que se incluían algunas películas premiadas en el Festival de Cannes, he podido ver en primicia ciertas películas europeas a las que les tenía curiosidad. Y hoy en concreto vengo a comentar que me ha parecido la cinta que ganó en dicho certamen el premio a mejor interpretación femenina y al mismo tiempo es el film escogido por Alemania como opción para los Oscar en la categoría de película de habla no inglesa.

Katja es una mujer corriente que vive su vida con normalidad en Hamburgo junto a su marido Nuri y a su hijo Rocco. Sin embargo, su vida da un vuelco cuando su marido y su hijo son asesinados en un aparente atentado terrorista. Katja tendrá su etapa de duelo, pero después de un tiempo buscará tomarse la justicia por su mano.

Siendo completamente sincera, no había visto nada de Fatih Akin, el director turco-alemán responsable de esta cinta, por lo que no sabía que podía esperar de este trabajo. Pero después de ver esta película en concreto, estoy convencida de que no será lo último que vea de él. Y de la misma manera que desconocía el cine de este director, el argumento tampoco desvelaba grandes puntos de la trama salvo quizás una historia que sin inventar la rueda podría dar mucho juego dependiendo del guión y de los actores, que es precisamente lo que hace.

In the fade (Aus dem nichts)

Lo más llamativo de la película es que está dividida en tres episodios muy diferenciados entre sí (como en la mayoría de la filmografía de Quentin Tarantino) en los que el espectador ver como Katja tiene diferentes objetivos narrativos. No es frecuente que en una historia narrativa los objetivos del personaje principal varíen y aun menos frecuente que todos funcionen y que además sean coherentes. Sin embargo, este caso es un ejemplo claro de como pese a los diferentes episodios que componen el film, en ningún momento lo que están contando se hace pesado y el espectador entiende porque ella hace lo que hace aunque se puede estar en desacuerdo.

Además del aspecto narrativo tan desigual, estos contrastes también son muy notables en la estética. Por ejemplo, en el primer segmento la lluvia podría pasar como un personaje más o como un claro reflejo del estado anímico de la protagonista mientras que en el segundo episodio predominan más unos interiores muy asépticos cuyos colores predominantes son el blanco y el gris. Finalmente, en el tercer y último segmento narrativo hay un ambiente en el que se aprovechan más los exteriores y hay unos colores más propios de un paisaje de playa. Tanto el envoltorio como el contenido están sincronizados para contar lo que se quiere con exactitud. Y me gustaría también indicar que el gran uso de la cámara en mano contribuye a darle al producto final una mayor sensación de realismo.

In the fade (Aus dem nichts)Pese a lo logrado en el apartado de la historia, la prueba de fuego es conseguir a la actriz adecuada para interpretar a Katja, y la elegida para la tarea es Diane Kruger, una actriz increíblemente infravalorada que aquí brilla con luz propia. No solo consigue elevar muchísimo la propia película con su interpretación en la que es la protagonista absoluta, es que con apenas palabras y solo valiéndose de su cara uno sabe perfectamente qué es lo que está pensando y sintiendo. Una maravilla digna de contemplar y aplaudir.

Por otro lado, uno de los errores más grandes en los que se puede caer con temas tan peliagudos como pueden ser asesinatos de trasfondo racista es incidir en el discurso. Todos sabemos que la intolerancia de cualquier tipo está mal y no hace falta ser reiterativo hasta la extenuación de forma que el discurso casi opaque al contenido. Afortunadamente, Akin evita caer en este error. Sí hay momentos en los que uno puede llegar a sentir lástima o rabia por lo que le ha sucedido a Katja pero no se siente como algo gratuito que lo estén lanzado a la cara para manipular.

La única queja por mi parte es que de cara al final del tercer episodio, Katja toma a mi parecer una decisión que no se corresponde con lo que habían contado y mostrado de ella, quizás dando lugar a un desenlace más torpe narrativamente hablando que yo en lo personal habría cambiado. Pero solo es un pequeño defecto que en absoluto desmerece todo lo anterior.

Artículos similares
1 respuesta en este artículo

Responder

He leído y acepto la política de privacidad de filmfilicos