Filmfilicos blog de cine
Home Filmblog Series Iron Fist

Iron Fist

Solo faltaba una serie por estrenarse de este universo de héroes urbanos propuesto por Netflix de cara a The Defenders. Así pues, os recuerdo el hilo de series relacionadas con esta que por orden de estreno serían: Daredevil, Jessica Jones, y Luke Cage. No es ningún secreto para todo aquel que siguiera estas producciones que la llegada de esta se esperaba con ansia. Aunque tanta expectación a veces puede salir cara. Pero antes de expresaros mi opinión acerca de esta nueva serie os ofrezco un breve resumen de la trama, sin spoilers, tranquilos.

Tras su supuesta muerte en un accidente de avión junto con sus padres hace bastantes años, Danny Rand (interpretado por Finn Jones) regresa a Manhattan directo al edificio de su familia, Empresas Rand. Allí es recibido con sorpresa absoluta por Joy (Jessica Stroup) y Ward Meachum (Tom Pelphrey), que son amigos de la infancia de Danny. Pero el desaparecido y dueño ilegitimo de estas empresas ha vuelto algo cambiando. Y es que al parecer Danny estuvo en un misterioso lugar llamado K’un-Lun donde, aparte de aprender kung-fu, recibió el poder de puño de hierro, que le confiere un poder increíblemente destructivo. Pero esto es algo que no pasa desapercibido para ciertas organizaciones, como puede ser la de La Mano. Es a partir de aquí donde Danny deberá demostrar que es el verdadero heredero de Empresas Rand, y merecedor del titulo de puño de hierro.

Iron Fist+

Estamos ante algo muy parecido a lo visto en Daredevil en cuanto al apartado visual se refiere. Aunque esta se diferenciaría en que no todas las escenas de acción ocurren de noche, por lo tanto hay menos planos oscuros. La pena es que las coreografías de lucha también son menos elaboradas y dinámicas de lo que se cabría esperar en una serie con tanto componente oriental como tiene, pero no por ello son menos efectivas. La banda sonora es bastante atípica, ya que me evocaba más recuerdos a la serie de Stranger Things que a lo esperaba oír en realidad, aun así acompaña bien las escenas.

El elenco de actores es más escueto de lo que se ha visto en otras series de este universo ficticio. Finn Jones interpreta a un Danny Rand bastante correcto despuntando en los momentos de meditación tai chi, que hay unos cuantos y se le nota muy entregado. En cuanto al resto destacaría por encima de todos los secundarios a Jessica Henwick como Collen Wing, quien tendría una evolución más marcada que el resto y también tiene un personaje de lo más interesante. La dirección corre a cargo de Scott Buck, que cuenta de manera correcta el trasfondo del personaje, aunque en algún momento nos recuerde a algo visto anteriormente en otras series.

En mi opinión es una serie bastante aceptable, muy por encima de lo que se ha visto hasta la fecha pero de calidad algo inferior a lo que Netflix nos estaba ofreciendo en ese aspecto. Esto, entre otras cosas, se debe ritmo, ya que para estar tan íntimamente relacionada con el misticismo oriental y sobretodo con las artes marciales es en ocasiones muy lenta. Y, aunque esto no afectará a los que la vean en versión original, el doblaje también es mejorable.

En definitiva, la serie no es para nada mala, pero ha acabado siendo un poco victima de su propio hype (como se suele decir ahora). Pero es imprescindible de cara a The Defenders, y si se sabe perdonar esos errores, es una buena historia.

No necesito elegir ningún arma, yo soy el arma.

Responder

He leído y acepto la política de privacidad de filmfilicos