Filmfilicos blog de cine
Home Filmblog Películas La Canción del Mar

Crítica película La Canción del Mar

No es un secreto que la animación en 2D está cada vez más en decadencia, siendo la animación por ordenador la que predomina en el mercado. Solo hay que echar un vistazo a las grandes compañías como Disney, Pixar o Dreamworks. Es lógico, por otra parte, esta forma de trabajo: Estamos en la era digital, de los ordenadores, donde lo queremos todo con la mayor rapidez posible y que luzca novedoso. Si quieres un estilo de animación más tradicional, te queda ver la filmografía del Studio Ghibli o películas más pequeñas de otros países, como es el caso del que hablo hoy.

Tenemos a Ben y a Saoirse, dos hermanos que viven con su padre, el cual es el encargado del faro, en una solitaria isla. Por una serie de circunstancias, la abuela de estos dos hermanos les hará una visita y determinará que es mejor que vivan con ella en la ciudad. En este viaje, Ben descubrirá que su hermana, con la que no tiene el mejor de los tratos, es una selkie, que tiene un gran poder para ayudar a una serie de criaturas y que las historias que le contaba su madre, son reales.

La película es una maravilla a nivel visual. A pesar de que la historia que te cuenta es fantasía, en cada fotograma hay magia. Cada detalle está cuidado y ves que que es una cinta que se ha hecho con cariño. Cuesta no enamorarte de esa paisaje isleño donde el mar cobra un gran protagonismo, tanto de forma estética como argumental. El diseño de los personajes no se queda atrás y logra ser muy entrañable, sobretodo el de Saoirse. Otros personajes como el de la abuela dan una sensación de rigidez por la elección de los colores. También es un acierto como la cinta integra el folclore irlandés y te lo explica para que entiendas la mitología, aunque he de decir que esto le causa algún que otro problema de ritmo y algunas cuestiones no quedan del todo definidas.

La Canción del Mar

Pero aquí lo que importa es la historia que te cuenta, que tiene que ver con la diferencia entre los adultos y los niños, la aparente mala relación entre dos personas tan distintas como pueden ser los dos hermanos y las maravillas que esconden las profundidades marinas. En lo personal, y salvando mucho las distancias, he visto elementos de otras películas como Ernest y Celestine en lo entrañable, el dibujo y diseño artesanal de los escenarios y los personajes distintos entre sí, Mulán por un elemento estético de las criaturas de muestran y La Joven del Agua por el mundo submarino y en cierta medida, su protagonista femenina: Frágil pero hipnótica. Y desde aquí, reto a quien la vea que no se le salten las lágrimas con el final, que no puede ser más emotivo pero coherente. ¿Queréis más motivos para echarle un vistazo? Estuvo nominada a mejor película de animación en los Óscars de 2014, y con razón. Todavía hay vida para la animación tradicional, no solo en Japón. Es cuestión de indagar un poco.

La nota de filmfilicos
Autor
(AKA )
Autobiografía: Graduada en Comunicación Audiovisual, pero eso es una simple excusa para pasarme el día viendo películas y series como si no hubiese mañana. Y si a eso le sumamos la lectura tenemos el 90% del tiempo pillado. Frase: "Dame una taza de chocolate y una buena historia. No necesito más para ser feliz".
Artículos similares
21 Black jack | Crítica de la película

Responder

He leído y acepto la política de privacidad de filmfilicos