Filmfilicos blog de cine
Home Filmblog Películas La Llegada

Crítica película La Llegada

Antes de que se dedique a la esperada secuela de Blade Runner y después de postularse como uno de los hombres detrás de las cámaras más interesantes de los últimos tiempos, Denis Villeneuve entrega su más reciente trabajo. El canadiense se atreve a mezclar el suspense (género que parece su especialidad) con la ciencia ficción. Y la jugada le sale redonda. Los fans de esta venerada cinta podéis respirar tranquilos porque su continuación no podría haber caído en mejores manos.

El aterrizaje de unas misteriosas naves de origen desconocido provoca la movilización del ejercito. A su vez, los militares le piden ayuda a Louise Banks, una experta en lingüística para establecer contacto con los seres que habitan en esas naves y conocer si sus intenciones son pacíficas u hostiles.

Como ya he mencionado arriba, los anteriores trabajos del realizador como Prisioneros o Sicario eran claramente thrillers muy turbios en los que sus personajes protagonistas se enfrentaban a decisiones moralmente cuestionables y estas les llevaban por un camino muy oscuro. En el caso de hoy, el suspense está presente en toda la película, y su protagonista tiene un viaje muy marcado. Pero no es un viaje como una heroína ni un descenso a los infiernos. Es simplemente una mujer que tiene un amplio conocimiento sobre el lenguaje y las formas de comunicación que se ha visto envuelta en esta situación. Y es ahí donde Amy Adams logra ofrecer una de sus mejores interpretaciones. Después de estar en cintas donde ella tuviese un rol más secundario o fueran cintas más corales, en esta ocasión ella es la gran protagonista y consigue transmitir todo un cúmulo de emociones que acaban afectando al espectador sin llegar a la manipulación. A pesar de que el personaje de Louise sea el que mueve la trama, le acompañan Ian Donelly (Jeremy Renner), el personaje que se mantiene a su lado a pesar de las adversidades y el encargado de poner de vez en cuando un toque de humor y el coronel Weber (interpretado por un solvente Forest Whitaker).

La LlegadaEs bien sabido que la ciencia ficción en un género a menudo empleado para tratar los problemas más humanos, y este film no es la excepción. Existe un gran temor a lo desconocido, o mejor dicho, a las quienes son desconocidos y diferentes. Ese miedo del ser humano ha sido el causante de numerosos conflictos, persecuciones y ejecuciones a lo largo de la historia de la humanidad. Los humanos somos seres complejos y parece que estamos destinados a repetir la misma historia una y otra vez hasta nuestra total aniquilación. (O si no que alguien me explique el resultado de las elecciones americanas). Somos seres violentos que preferimos actuar antes que hablar, que comunicarnos. Hay un momento en la película sin entrar en muchos spoilers en el que a la Dra. Louise Banks le es más sencillo entablar comunicación con seres procedentes de otro planeta dispuestos a escuchar que con gente de su misma especie. Solo cuando ocurre algo importante es cuando las personas se vuelcan en ese suceso y cuesta que se pongan de acuerdo.

Para al que busque una cinta de ciencia ficción con un ritmo trepidante y un despliegue de efectos especiales, debo advertir que esto no es lo que busca. Tiene sus momentos en los que esta clase de efectos aparecen sin resultar molestos o que el CGI sea muy evidente y funciona. Pero su gran baza la tiene como un film en el que lo principal es la reflexión y la filosofía, de forma que el espectador logre estar siempre activo haciéndose preguntas a la vez que los protagonistas. Sabe perfectamente que clase de historia es y es el público el que debe decidir si entra en el juego propuesto o no. Quién quiera ciencia ficción minimalista la tendrá así como quién desee ver una película que le haga pensar. La atmósfera y el tono tan peculiar de la cinta además de al director y al guionista es a su director de fotografía que en todo momento logra verse espectacular y en ocasiones llegue a lo onírico; y al compositor de la banda sonora Johan Johannsson. Su trabajo aquí es emotivo y oscuro a partes iguales.

La LlegadaY como la película en sí, voy a hacer lo mismo y dejarme lo mejor para el final: El clímax. No hay suficientes palabras que puedan describir como me sentí cuando vi que ese era el momento de máxima tensión de todo el metraje. No es tramposo, no es incoherente, no es apresurado. Es de las cosas más bellas y emotivas que he presenciado. Solo cuando lo ves entiendes todo lo que ha pasado previamente y le da un nuevo significado. De las sensaciones más maravillosas y poderosas que me llevo. Esta es la película que quería ver cuando hace un par de años vi Interstellar  y me encontré con que en su mayor parte era ciencia ficción dura y me faltó bastante más sentimiento. Me alegro mucho de haber llenado ese hueco de algo que necesitaba y no lo sabía con esta película. Pero no basta con que leáis mi opinión, tenéis que ver a lo que me refiero. A partir de este viernes llega a los cines y a partir de entonces es cuando podréis disfrutar de una de las mejores películas de este año y una de las mejores de este género que se han hecho en mucho tiempo.

Artículos similares
2 respuestas en este artículo
  1. Refrito de Mission to Mars con actores si cabe peores y flatulencia intelectual incluida, con buenas críticas pagadas con dolares norteamericanos.

Responder

He leído y acepto la política de privacidad de filmfilicos