Filmfilicos blog de cine
Home Filmblog Películas La monja

La monja - Filmfilicos, blog de cine

Desde que en 2013 llegase a las pantallas de todo el mundo Expediente Warren: The Conjuring, se ha ido creando un universo cinematográfico en torno a las malévolas criaturas y a los casos que trató el matrimonio Warren. Además de las dos cintas principales, ha habido dos películas dedicadas a la terrorífica muñeca Annabelle y ahora es el turno de la criatura que tanto impacto causó en la secuela Expediente Warren: El caso Enfield y que prometía ser el capítulo más oscuro de todo lo visto hasta ahora.

Después del misterioso suicidio de una monja en una abadía situada en Rumanía, el Vaticano manda a un sacerdote con un pasado que involucra fuerzas sobrenaturales y a una monja novicia a punto de tomar sus votos a investigar lo sucedido. Pero lo que en un primer momento parecía una investigación sencilla no tardará en volverse una batalla contra un poderoso ente demoníaco.

La monja

Desde su inicio en el que se puede leer una inscripción en latín que anuncia “Dios acaba aquí”, seguida por los estrechos pasillos de la abadía situada en lo más alto y lo más recóndito de un oscuro bosque, una muerte que inevitablemente recuerda a La profecía y unos cuervos que dan paso al título del film, uno puede pensar que está ante una película de terror gótico por excelencia. De hecho, toda esa ambientación está aprovechada al máximo de forma que el espectador pueda sentir cierto agobio y opresión al adentrarse en la tétrica abadía, como si se tratase del castillo de Drácula. Mención especial también a la banda sonora que pese a no ser nada sutil, consigue hacer creer que uno se halla en el mismísimo averno.

Lástima que el punto fuerte de la película sea su exquisita ambientación mientras todo lo demás flojea. Lo que podría haber sido una historia de terror gótica clásica, un cuento sobrenatural con mucha más mala baba o incluso haber tirado por un conflicto entre lo psicológico y la fe, tarda poco en volverse un festival de jumpscares con bruscas subidas de volumen y ángulos de cámara mil veces vistos que no aportan nada nuevo y todos los clichés habidos y por haber que podría contener cualquier película de exorcismos. Pero bueno, al fin y al cabo incluso en las películas dirigidas por James Wan había esta clase de sustos, aunque bien construidos y con una mejor tensión hasta el momento adecuado. El que aquí se abuse de los jumpscares podría esperarse en mayor o menor medida.

Lo que es para quien escribe estas líneas la mayor decepción de todo es como se ventilan la mitología en tan corto periodo de tiempo. ¿No se trataba de una película que explicaba los orígenes del demonio que adopta forma de monja? ¿No es ese el motivo que justifica la existencia de esta cinta? Y encima situada en Rumanía, un país con un folclore rico en leyendas negras, donde fácilmente podrían haber mencionado a Vlad Tepes y la batalla contra el imperio otomano o el bosque de Hoia Baciu y habría quedado una historia de origen mucho más interesante de lo que finalmente se ve.

La monja

Paradójicamente, la película lleva el título de La monja, y me atrevería a decir que durante la mayor parte del metraje apenas se la ve en todo su macabro esplendor, pues juegan más a intuir que hay una criatura en la habitación que a mostrar al demonio en sí. Y para cuando finalmente se la muestra, en cierta forma sigue provocando escalofríos, pero queda lejos de la primera impresión causada en 2016, confirmado que en ocasiones menos es más y que los demonios de este universo funcionan mejor en pequeñas dosis que si acaparan todo el protagonismo.

Respecto a los actores, tanto Demian Bichir como Taissa Farmiga cumplen con su trabajo de forma correcta, pues tampoco tienen mucho con lo que jugar. No destacan especialmente pero tampoco molestan, cosa que no puedo decir de Jonas Bloquet: Su personaje más que alivio cómico se siente casi como un lastre que está ahí porque sí y de cara al clímax se usa como un descarado deus ex machina.

A pesar de todos sus defectos y el factor preferencia personal, la cinta consigue ser muy entretenida y una vez que coge el ritmo no decae hasta el último minuto. Ya el mejor regalo de todos es ver como conectan de forma inteligente los sucesos que se han visto en esta película con el resto del universo cinematográfico, algo altamente satisfactorio.

Responder

  He leído y acepto la política de privacidad de filmfilicos.com

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Rafael Mollá Sanmartin
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, eliminación y olvido.
  • Contacto: contacto@filmfilicos.com.
  • Información adicional en: nuestra política de privacidad.