Filmfilicos blog de cine
Home Filmblog Películas Llega de noche

Llega la noche | Crítica película

No es la primera ni la segunda ocasión en la que debo resaltar el papel que juega el marketing y la publicidad. Más allá de las personas mayoritariamente jóvenes y cinéfilas que hay en las redes sociales y que pueden llegar a leer ciertas opiniones, estos espacios no son una muestra representativa de todo el público que va al cine. Y hay un gran porcentaje de todo el público que decide la película que va a ver dependiendo de los tráilers, los pósters o de una campaña promocional que no siempre vende lo que es la película. Algunos de los ejemplos más claros son El Bosque, o las más recientes La Bruja y Crudo, curiosamente todas cintas que las vendieron dentro del género de terror y que la reacción del público por lo general fue negativa. Puedo afirmar que en este nuevo caso, estamos frente a otra película que se va a unir a este grupo, Llega la noche.

Una familia compuesta por un padre, una madre y su hijo adolescente viven aislados en una cabaña en el bosque después de que un aparente virus haya infectado a gran parte de la población. Todo parece ir bien para esta familia hasta que una noche llega un extraño pidiendo refugio para él, su mujer y su hijo.

A simple vista, el argumento pueda resultar algo que ya se ha visto en multitud de ocasiones: Un aparente apocalipsis que se ha cernido sobre la civilización y un grupo de personas dispuestas a sobrevivir a cualquier coste. Y no es ninguna mentira, eso es exactamente lo que ofrece, pero no quizás de la manera que los encargados de publicidad la han vendido. Aclarar desde el primer momento que no es un film que se pueda clasificar dentro del terror, si no que es más próximo a una historia de suspense, pero un suspense con un ritmo muy pausado que exige cierta paciencia al espectador. Una paciencia que si el mismo público se esperaba una película de terror sobre infecciones, aislamientos o incluso alguna criatura monstruosa, resulta comprensible que no esté dispuesto a ver un historia con un ritmo más lento.

Llega de NocheUna vez aclarado el factor que pueda jugar más en contra a la hora de hablar sobre la cinta, quiero resaltar sus virtudes. He confesado en varias ocasiones lo mucho que disfruto de las películas de suspense donde la acción transcurre en un solo espacio o en una serie de espacios reducidos y esta no es la excepción. Creo que al poner a los personajes contra las cuerdas entre cuatro paredes es un gran aliciente para que el espectador pueda tener las misma sensaciones que los personajes que está viendo en pantalla. Si eso se le suma la fluidez con la que se mueve la cámara por las estancias de la cabaña o los planos secuencia en medio del bosque, se consigue cierta sensación de inquietud en el ambiente.

Pero, ¿a qué se refiere el título? ¿Qué es lo que llega de noche? En mi opinión, “eso” a lo que se refieren es la paranoia. Porque desde que llega una nueva persona buscando refugio, la semilla de la desconfianza empieza a germinar con mucha fuerza. Y con la desconfianza, viene de la mano una paranoia que se inserta en lo más hondo de la cabeza y consigue meterse debajo de la piel sin que los personajes puedan quitarse esa sensación de encima.  A esos sentimientos de desconcierto hay que sumarle el constante instinto de supervivencia de la familia en un mundo que aparentemente ha sufrido un gran cambio, aunque nunca lo muestren de forma específica más allá de un simple virus. Una situación que me recordó a lo acontecido en La Carretera de Cormac McCarthy.

Llega de Noche

A pesar de dejar claro que es una historia principalmente de suspense, sí se permite dar algunos sustos. Pero es la clase de sustos que duran unos segundos y luego no tienen mayor repercusión, y para más inri son unos sustos muy oníricos que una vez visto uno se han visto todos. Además, hay una característica muy particular sobre el ratio de la imagen que se produce durante las secuencias de los sueños que si alguien se fija en ella, se sabe que lo que se está viendo no tiene importancia en el mundo real, más allá de expresar el temor que siente un personaje en concreto.

Y para finalizar, algo con lo que puedo estar muy de acuerdo es que una película tenga una desenlace abierto y multitud de preguntas sin contestar. De hecho, en este caso funciona muy bien, pero puedo entender que a cierto sector del público eso le haya molestado y de ahí ciertas reacciones. Por lo general, he salido satisfecha porque sabía lo que iba a ver, una historia sobre como el miedo puede sacar lo peor de las personas. ¿Qué podría haber sido mejor? No lo dudo. Pero lo que me ha dado era justo lo que le pedía.

Artículos similares

Responder

He leído y acepto la política de privacidad de filmfilicos