Filmfilicos blog de cine
Home Filmblog Películas Loving

Crítica película Loving

Tras la polémica en la pasada edición de los Óscars respecto al número de nominados de raza blanca derivando en el Oscars so white, añadido al clima social y político actual de racismo, xenofobia y en definitiva, miedo a aquel que sea diferente, no es de extrañar que este año haya más candidaturas en categorías interpretativas y técnicas más diversas. No es de extrañar tampoco que esta película haya conseguido una nominación a mejor actriz.

Richard y Mildred Loving son una pareja humilde que vive en un pequeño pueblo de Virginia a finales de los años 50. Sin embargo, su relación no está bien vista ya que Richard es blanco y Mildred es negra. El problema se agravará cuando la pareja decida casarse. Esta decisión supondrá la persecución del matrimonio Loving por ser interracial  y estar ilegalizado en el estado de Virginia.

A pesar de que este caso real ocurrió hace casi 60 años, podría aplicarse a un tiempo presente. Quizá no tan drástico, pero podría sucederle a cualquier pareja que estuviese en un lugar equivocado en el momento equivocado, como los Loving. La cinta podría ser perfectamente un biopic al uso, que se dedicara a retratar a la pareja como héroes ensalsando su hazañas y destacando todas las injusticias por las que tuvieron que pasar. Pero su director y guionista, Jeff Nicholsopta por un tono más cotidiano. Se envuelve al espectador en un entorno de la América rural, profunda, sencilla y donde hay un estricto límite racial. La historia se toma su tiempo para ser contada: No se dan grandes acontecimientos y no se recurre a monólogos o a diálogos largos. Se da una confianza a los planos de larga duración con silencios, y aunque no se hable, se sabe que es lo que sienten los personajes en pantalla. En este aspecto, podría tratarse de un trabajo autoral con origen en Europa, pero su autor es americano. Y se agradece que haya alguien norteamericano como Nichols con esta visión tan particular.

LovingMildred es una mujer que tiene una familia más grande, posee un carácter muy sensible y dulce, y está destinada más a unas labores domésticas. Mientras que Richard podría clasificarse con un hombre trabajador que se muestra fuerte, un poco más pesimista y su principal figura familiar es su madre. Ambos muy distintos pero logran complementarse. Personalmente, el personaje de Mildred me resultó llamativo por la simpatía que transmitía. En gran parte, es gracias a la labor actoral que hace Ruth Negga. La misma actriz ya me había parecido la revelación de la serie Preacher y con este trabajo ha confirmado que es el gran descubrimiento del año. No puedo decir lo mismo de su compañero Joel Edgerton, cuya interpretación en comparación no logró transmitirme nada, y desconozco si eso tiene que ver con el carácter más serio de su personaje o con la propia actuación.

Sí, el film trata sobre racismo. Pero la forma que tiene de abordarlo le da una nueva perspectiva. Todo está tratado con una enorme sutileza. Salvo en un par de escenas, no se centra en conflictos legales, grandilocuencias o en hacer hincapié en lo que logró este matrimonio. Son los pequeños detalles lo que consigue emocionar aunque le de un carácter más pausado y en ocasiones de la sensación de que podría haberse acortado. No se ha destacado lo suficiente la banda sonora, que resulta todavía más llamativa con las escenas de silencio y les da todavía más importancia a los gestos y sentimientos de los personajes, sobre todo cuando la cinta finaliza.

No es una película para un público numeroso, aunque eso no le quita méritos para ser un trabajo muy cuidado y que lo hace tan único. Una historia que todos deberíamos ver y hacer un pequeño ejercicio de introspección. Porque al final, el amor de verdad no entiende de razas ni de sexos, por citar ejemplos. El verdadero amor es aquel que puede con todas las adversidades que se le ponen en el camino,  y normalmente, los cambios más extraordinarios vienen de personas corrientes.

Artículos similares

Responder

He leído y acepto la política de privacidad de filmfilicos