Filmfilicos blog de cine
Home Filmblog Películas Macbeth

Critica Macbeth 2005 Fassbender Kurzel

Estas películas me obligan a ponerme trascendente, así que voy a decir algunas cosas. En primer lugar, hablando de este nuevo Macbeth de Justin Kurzel y Michael Fassbender, debo decir que este estreno pertenece a A contracorriente Films, una de las distribuidoras a la que los amantes del blu-ray más adoran, por el cuidado y el mimo con que lanzan nuevas versiones remasterizadas de obras maestras antiguas, por cosas como El mundo sigue o por el cuidado diseño de cada mínima portada de su catálogo. En segundo lugar, que Macbeth tiene tantas versiones y se han llevado a la gran pantalla tantas interpretaciones diferentes de la inmortal obra de William Shakespeare que, si bien ninguna es realmente mala, al final cuesta un poco no comparar, y yo lo he hecho en mi mente con otra cinta de A contracorriente: Trono de sangre, realizada por Akira Kurosawa (aunque también podría haber cogido Macbeth de Orson Welles). Obras mayores y, por tanto, una comparación injusta, pero… si ya sabes cómo me pongo, para qué la haces, ¿no?

Todo viene, en realidad, de una esperanza que tenía en mente: el final de este Macbeth y algo relacionado con unos árboles. Pero después de haber visto este nuevo Macbeth y haber pensado sobre lo sentido y visto en el durante y en el después, siento que hay bastante más en lo que rebuscar. En el inicio, por ejemplo. Estamos hablando de una cinta explícitamente esteticista, visual hasta la exasperación de muchos (no fue mi caso) y engañosa entre su inicio y su final (sin apenas violencia entre medias). Cuando uno ve la batalla del principio (la única que hay realmente) y comprueba cómo el director juega con la ralentización de la violencia y las peleas, llega incluso a pensar que está visualizando la fiesta de cumpleaños de Jep  Gambardella en La gran belleza, puesto que en un momento dado el plano de Macbeth mirando a cámara es igual que aquél. Sólo que aquí la fiesta es más sangrienta.

Macbeth 1

Y de las brujas, también viene de esas brujas. Todos sabemos que han de estar ahí, pero también recordamos la impresión que nos dejaron en sus diferentes vertientes otras brujas de esta misma historia. Aquí Kurzel pretende dotar de realismo al universo de Macbeth, aunque entre brumas, y eso puede ser considerado bueno, pero todo llega a ser tan grave, tan oscuro y los personajes tan individuales y faltos de otro carácter que no sea el de poner cara muy seria y barbuda (menos la esposa del protagonista, Marion Cotillard, cuyo personaje era uno de los mejores añadidos propuestos en Trono de sangre), que uno no deja de preguntarse cuál es la verdadera pretensión aquí. Puede que sea hacer una nueva relectura de este clásico, y seguramente se pretenda asemejarlo a lo que se lleva ahora, ese mundo que han puesto de moda las películas de superhéroes de Christopher Nolan. La oscuridad. Quién sabe, pero uno siente que la obra por sí misma ya es bastante trascendente como para querer profundizar a marchas forzadas y simplificarla hasta el más sencillo de los exterminios. De hecho, uno sale de ver Macbeth con la cara muy tensa y con una mirada más profunda. Yo mismo sentí que a la salida del cine tenía una barba más larga y unos andares más caballerescos (por lo de la solemnidad del film).

Y es que donde Trono de sangre regalaba 110 minutos y Orson Welles 105, Macbeth nos aporta 113, ¿y qué aporta? Planos más largos, sí, y una mayor (o diferente) belleza visual en aéreos o panorámicos planos, pero nada potencialmente superior, aunque las actuaciones (de un gran y conocido elenco) se dejen bastante la piel en ser lo suficientemente circunspectos e imprudentes. ¡Pero es que yo quería ver esos árboles moviéndose, leñe! Que es verdad que luego pensé: a ver, no tienen que talar 100 árboles para que yo disfrute de una escena épica… pero si luego veo que hacen arder los prados, me decepciono aún más. Una pena, porque este Macbeth no está mal, es sólo que con los medios que posee podría haber estado muchísimo mejor.

Macbeth 2

Crítica de Macbeth (2015), de Justin Kurzel
Artículos similares

Responder

He leído y acepto la política de privacidad de filmfilicos