Filmfilicos blog de cine
Home Filmblog Películas Mamá sangrienta

Mama sangrienta

La violencia en el cine abunda, eso es un hecho. Aparece bajo varias formas: física, psíquica, aterradora o algunas veces con puntos de humor negro. Dicha violencia es practicada por diferentes grupos, mafias, Yakuzas, gángsters de los oscuros años 20 o simplemente por personas individuales que necesitan de este modo dar salida a su agresividad contenida. Hay directores que nos plantean serias dudas sobre la moralidad o inmoralidad de la violencia. La visten tan bien y de modos tan bellos que no podemos hacer más que admirar dicha furia. Casos como el de Park Chan-Wook, Quentin Tarantino o incluso Johnnie To y Seijun Suzuki, crean espacios coloridos e hipnotizadores, composiciones sangrientas y atractivas. Coreografías de muerte y destrucción.

Critica pelicula Mama sangrienta o Bloody Mama

Pero todos estos directores, y muchos más que se me escapan, ponen en pantalla un tipo de violencia que tiene en común no sólo su estética o su desafío. Es un tipo de violencia que rezuma estudio. Me explico. Es una violencia en la que se nota su programación, su análisis, su motivo de ser. Una violencia que parte hacia un objetivo el de provocar, ya sea de modo crítico o no, pero planeada en cualquier caso. Este cuchillo aquí, esta gota de sangre allá. Me atrevería a decir que en todas estas películas a modo de resumen se da lo que en realidad se espera de ellas, sin dejar ni un ápice de espacio a la espontaneidad. Eso no es malo, al contrario, una buena planificación es la base de toda buena película pero también es justo destacar algunas películas que se salen de ese círculo ya marcado.

Bloody Mama o “Mamá sangrienta” como se tituló en España, es de esas. Cierto que tiene planificación, cierto que tiene violencia como en muchas otras y se da lo que se espera de ella, pero lo que destaca o diferencia es el modo en que la violencia es puesta en escena. No se muestra mucha sangre aunque la hay, no se muestran excesivos golpes que los hay, no se muestran… bien sí, disparos sí, los hay y se muestran en cantidad. Sobre todo en la escena final, excitante, activa, de máxima tensión, sedienta de muertes. Una escena que incluso provoca que nuestra mente derive hacia otro gran tiroteo final como es el de Bonnie & Clyde de Arthur Penn, aunque en mi opinión el de Bloody Mama lo supera ni que sea por la duración, por los sentimientos que durante ella salen a la luz, por la desgarradora interpretación de una espectacular Shelley Winters.

Critica pelicula Mama sangrienta o Bloody Mama

Pero no nos desviemos, ¿qué hay de diferente en la película de Roger Corman verso a las otras? No es otra cosa que la libertad. La libertad que habita en las producciones de serie B, la libertad de expresar lo que se quiere y como se quiere. Corman en esta película, y prácticamente en toda su filmografía, hace gala de una frescura que en otros films no hay. Frescura, irreverencia o como se le quiera llamar a esa sensación que también aparece en obras como las de Russ Meyer o John Waters.

Pero en Bloody Mama sorprende algo más y es la naturalidad con que se trata la violencia. Algunas teorías defienden que la postura horizontal es la ideal para que el ser humano suelte por la boca todo lo que esconde inconscientemente, con normalidad y sin tapujos, sin racionalizar sin miedos. Sin ser presas de la responsabilidades o de la censura. Y así es como parece estar rodada la película, no por el tipo de formato o encuadre sino por el ambiente en que los actos violentos surgen, sin censura, como algo natural. Asesinatos, secuestros, violaciones, incestos se suceden ante nuestros ojos sin más. Como un acto cotidiano que simplemente tenía que pasar. Sin crueldades, sin ensañamientos simplemente un dejar fluir. No es que el film se convierta en una apología a la violencia, todo lo contrario, pero el modo de mostrar todo ese horror se torna en algo incluso agradable, algo suave.

Critica pelicula Mama sangrienta o Bloody Mama

De qué va la película os preguntaréis a estas alturas. Sí, seguramente debí haber empezado por ahí pero va a ser con lo que termine. En Bloody Mama (1970) Roger Corman narra la historia real de Ma’ Barker una mujer que defendió a capa y espada a sus hijos, un grupo de gángsters que hicieron de la atrocidad su modo de vida. Entre estos hijos encontramos a un drogadicto interpretado por Robert de Niro o a Bruce Dern en el papel de Kevin Dirkman, el único que sin ser de la familia logró entrar en el clan. La madre superlativa es Shelley Winters . Como hemos dicho antes borda el papel de forma espectacular, especialmente en la parte final de la película en la que sus gritos y debacle pone los sentimientos del espectador hacia ella a flor de piel.

Hasta aquí. Dejo de hablaros de Corman, de Winters. de Tommy Guns y de violencia en general y simplemente os diré que si os va la acción, os recomiendo que empecéis ya con el visionado de Bloody Mama.

Critica pelicula Mama sangrienta o Bloody Mama

Responder

He leído y acepto la política de privacidad de filmfilicos