Filmfilicos blog de cine
Home Filmblog Películas Manchester frente al mar

Manchester frente al mar - filmfilicos blog de cine

Escribir sobre esta cinta no ha sido fácil. Verla lo fue (más de lo que pensé) pero digerirla y otorgarle las palabras justas fue complicado.

Es una película que se centra en el dolor, la desesperanza y la Manchester frente al mar - filmfilicos blog de cinetristeza. La imposibilidad de hacer un duelo a algo que no entendemos y que sin embargo, sabemos con certeza que ya no está, es uno de los temas centrales del film. La culpa es elemento principal y el tormentoso retrato de un hombre que lo ha perdido todo es la carta de presentación con la que se introduce el director Kenneth Lonergan.

Ambientado en una hermosa ciudad, con una música exquisita de la mano de Lesley Barber, que exalta con absoluta delicadeza todo lo que el director quiso transmitir, Manchester frente al mar es una película dolorosamente magnética, poderosa y real.

El juego de ausencias, el regreso constante al pasado, el tributo a la complejidad de la emoción humana y la dificultad de su expresión, la peculiar belleza de un puerto que actúa como atmósfera para una historia que roza con lo clásico, nos remite a aquellas obras que pudimos ver en el Hollywood de los 80 donde sólo un escenario fuerte y un actor remarcable hacían falta, son sólo algunos de los elementos que hacen de esta obra merecedora de su nominación como Mejor Película en los premios de la Academia de este año.

En un principio el filme puede parecer lento, pero es justo el tempo que necesita. Muy contrariamente a lo que pienso en muchas de las ocasiones, los 137 minutos que dura la película son apenas justos para entender al personaje y valorar el trabajo del tan magníficamente logrado elenco, del cual hace parte una desgarradora Michelle Williams (nominada a Mejor Actriz de Reparto en los Oscars 2017) el genial Lucas Hedges (lo hemos visto actuar en películas de Wes Anderson) quien también ha sido nominado como Mejor Actor de Reparto en este año, gracias a su interpretación del sobrino rebelde del cual debe ocuparse la joya suprema de esta obra: Casey Affleck, igualmente nominado los Oscars, como  Mejor Actor Principal.

Manchester frente al mar

En el papel del inadaptado, del hombre tras la sombra del olvido, de la muerte y del duelo, Casey Affleck hace de su personaje uno de carne y hueso, más real de lo que pudiésemos imaginar. Más desolado de lo que quisiéramos y con más ternura de lo que podemos soportar.

Affleck nos ofrece el mejor papel de su carrera hasta los momentos. A pesar de que lo hemos visto en roles similares, la fuerza que desata en esta cinta es trascendental. En un viaje retrospectivo donde se conjugan narrativas del presente y del pasado, entendemos la mirada vacía del personaje. Sus deseos de enterrar los recuerdos que lo amenazan constantemente y simplemente vivir por vivir, sin una voluntad real o un motivo.

Hemos visto en incontables ocasiones personajes deprimidos que se regocijan en su dolor pero muy pocos actores han logrado lo que Affleck despliega en esta cinta. Un ser sin ser, un robot por fuera pero con una evidente fragilidad al hablar. Es un hombre que no expresa absolutamente nada pero es fácil darse cuenta de su sufrimiento interno. Affleck logra que nos apeguemos a él de una extraña forma paternal donde nosotros mismos como espectadores no somos capaces de sacar a flote nuestros sentimientos, sino que nos coloca en un estado similar al suyo: somos sin ser. Sentimos sin realmente sentir. Sólo podemos apreciar la sutileza de sus actos y encariñarnos con el personaje a lo largo de la historia.

Es una película que vale la pena ser vista pero Casey Affleck merece absolutamente ser reconocido.

El placer de verlo actuar ha sido todo mío.

Artículos similares

Responder

He leído y acepto la política de privacidad de filmfilicos