Filmfilicos blog de cine
Home Filmblog Películas Mulholland Drive

Mulholland Drive, filmfilicos blog de cine

Una chica llega a Hollywood buscando ser actriz, se enamora de una mujer que ha quedado amnésica luego de un accidente de auto, conoce a un director fracasado al cual su esposa lo engaña, quien a su vez, conoce a un vaquero que intenta advertirle sobre sus decisiones a la hora de contratar a la protagonista de su próxima película, al mismo tiempo que ilustra el asqueroso poder que tienen las productoras de Hollywood, actuando como ente supremo dentro de la industria. Un vagabundo, una caja azul, Diane que es Betty, Rita que es Camila, dos ancianos, un apartamento abandonado, una chica muerta, una tía inexistente, una loca que predice el futuro…en fin.

Soy de las que intenta desmenuzar los posibles significados de un film, Mulholland Drive - filmfilicos blog de cinerecurriendo al simbolismo, a la literatura, al contexto, a cualquier cosa que tenga en mi cerebro que me ayude a entender a un artista, de dónde viene y por qué lo hace. Pero el estilo de Lynch sobrepasa mis habilidades de análisis y consecuentemente, durante un período de tiempo se me hizo sumamente complicado verlo, hasta que me di cuenta, que no todo arte puede ser explicado, que no siempre debe tener un significado. Que la magia, en este caso reside en la increíble manera de plasmar ideas e imágenes dentro de la pantalla y hacer sentir, pero no todos entienden que no todo se puede entender. No todos admiran y valoran la capacidad artística y creativa de un genio como lo es este director, al poder colocar frente a su obra a sus espectadores y atraerlos con una fuerza magnética desbordante de la cual no puedes escapar. Y lloras, y ríes, y te asustas y simplemente te sientes vivo. Esa es la magia de Lynch y es por ello que Mulholland Drive, siendo una película a primera vista tan complicada, funcionó una vez estrenada no sólo para la crítica sino que se volvió casi en una película “comercial de autor”, si es que lo que digo tiene sentido, pero es algo que no sucede a menudo.

La gente logró adorar la película de igual manera que un crítico puede apreciarla. Desde el primer hasta el último plano, de encuadre a encuadre, de una actriz a otra. Atrae como insecto a la luz, como simpatizantes del cine a las palomitas de maíz y como los amantes de este arte a una obra maestra. Lynch lo logra. Siempre lo logra.

Es una pieza que no tiene ni pies ni cabeza, ninguna coherencia narrativa ni visual, sino que conecta imágenes impactantes dentro de las cuales el hilo conductor no es más que el interés del público por seguir alimentándose de tan desordenadas ideas y de la energía que transmiten las protagonistas de esta historia sin sentido: Naomi Watts y Laura Elena Harring.

Mulholland Drive - filmfilicos blog de cine

Y es que si me preguntan de qué se trata la cinta, no sé qué decir. Muchos alegan que es un sueño, dando explicaciones bastante convincentes, pero la verdad es que esta explicación es la salida más fácil para darle sentido a lo que no logramos entender. Algo abstracto solemos calificarlo como un sueño de entrada, cuando la propia realidad puede ser igual de abstracta. La historia puede desencadenarse después de haber consumido drogas la protagonista, por ejemplo, y que todo es consecuencia de un mal viaje que termina quitándole la vida, no lo sé.

Lo cierto es que son imágenes en movimientos que atacan directamente el inconsiente de quien lo observe, extrayendo de cada espectador su lado más perverso. Cuando vemos a Lynch e intentamos entenderlo nos damos cuenta de que este autor, más que un cineasta es un artista en todo el sentido de la palabra. La narración clásica no es algo que le interese, no se trata de contar una historia siguiendo una secuencia ordenada de escenas, una historia cuadriculada y un desenlace que lleve al análisis y a la reflexión. Lynch simplemente busca sorprender. A pesar de que sí ha realizado películas más “ordenadas”, esta en particular, no es el caso.

Mulholland Drive - filmfilicos blog de cine

La película es un ilusión, la cantante no canta, las risas provienen de un hoyo, los instrumentos se tocan solos, la historia se escribe sola, las actrices parecen sacadas de la mente de un mago, la banda sonora es alucinante. En fin, sólo queda reclinar el asiento, abrir bien los sentidos y hacer silencio

Estás a punto de ver una obra de arte.

Responder

He leído y acepto la política de privacidad de filmfilicos