Filmfilicos blog de cine
Home Filmblog Películas No es país para viejos

Crítica de la película No es pais para viejos

Con todo el revuelo que ha causado la política estadounidense en estos pasados días, se vuelve casi imposible no hablar de una película que retrata a la perfección la decadencia de un país, la cual se ve plasmada desde una visión mucho más agria del mismo, retratando un Estados Unidos violento y peligroso, una Norteamérica sobrevalorada con un pasado que nos recuerda que hubo tiempos mejores.

No es pais para viejos - filmfilicos blog de cineEl filme pasó 9 años en mi lista de películas « por ver » para que yo finalmente decidiera hacerlo. Guardaba mis reservas ya que se trata de los hermanos Coen, a los que a pesar de considerar unos genios, no comparto casi nada de su trabajo, hasta esta cinta la cual es una adaptación de la novela del estadounidense Cormac McCarthy escrita en el 2005 que ahora absolutamente debo leer.

Finalmente veo la genialidad que tanto le proclaman a los Coen, a pesar de aun no entenderlos por completo. Dentro del filme hay escenas que no me dicen nada y acciones que no entiendo de donde provienen, personajes en los cuales no sé dónde radica su importancia y la reducción a la mínima expresión de todos los elementos de la banda sonora que a veces parece inquietarme (música, sonidos y diálogos). A pesar de todos estos puntos que en lo personal, creo que juegan un rol negativo, la película logra envolverme por completo.

Quizás es porque se encuentra una de las mejores construcciones de un personaje que haya visto en el cine, Anton Chigurh, interpretado por un increíble Javier Bardem, quien no necesita decir demasiado para hacernos hervir la sangre cada vez que escuchamos su voz o cada vez que aparece en la pantalla. Con una visible carencia de importancia por la vida humana y una aparente inhabilidad para comprender al ser humano, Chigurh es una máquina para matar.

Durante algunas escenas de la película me pregunté si acaso este personaje existía o si existía únicamente como extensión de la muerte, con su lentitud al moverse, su inexpresividad, su falta de compasión alguna y sus ojos que reflejan el vacío, dejando al azar la vida de algunas de sus víctimas, simplemente lanzando al aire una moneda donde su destino final está plasmado en la cara o el sello.

Con instrumentos bastantes peculiares para asesinar, Chigurh es uno de los personajes más escalofriantes que he visto en mucho tiempo, con esa contradicción de ser un sicario y a la vez un hombre de principios, la grandeza de Bardem es la que realza al personaje ya que no necesita de música, ni una gran cantidad de diálogos que lo acompañen para crear suspenso: su presencia de holograma hacen que el terror inunde tus sentidos.

no-country-for-old-men_anton-chigurh

El cansancio y la inercia del hombre viejo majestuosamente representados por Tommy Lee Jones puede que nos de algunas pistas para descifrar el título de la película. Así como Lee Jones, cada personaje simboliza un elemento que la da sentido a esta obra: la maldad, ya mencionada anteriormente, personificada por el grandioso Bardem y finalmente la personificación del típico hombre norteamericano (Josh Brolin), un veterano de guerra a quien las ansias por el capital superan sus principios para verse involucrado en el peor error de su vida.

Se rompe con el estereotipo de “superhombre” que Estados Unidos busca siempre desplegar en la gran pantalla mostrando el lado más cobarde de sus protagonistas. Son de alguna manera antihéroes dentro de un país maltrecho y de sueños rotos.

El amor por un país y las esperanzas que se tienen del mismo se van desvaneciendo debido a la inclemente violencia que se ha apoderado de él, alegando que ya el país no es para los viejos, para aquellas personas que sí estuvieron en épocas más sencillas. Todo se reduce a la nostalgia por el pasado de un país que ya nunca volverá. Muy acorde a la realidad actual, si me permito.

Responder

He leído y acepto la política de privacidad de filmfilicos