Filmfilicos blog de cine
Home Filmblog Cortometrajes Ochiru

Mediometraje Ochiru

Gracias a La Cabina, el Festival internacional de mediometrajes de Valencia, he podido ver algunos trabajos interesantes. Por ejemplo este, del cineasta japonés Kazuya Murayama con una duración de 30 minutos. El mediometraje se llama Ochiru y está protagonizado por Makoto NakamuraMegumi Nishikiori.

De que trata el mediometraje

La ciudad de Kiryu, situada en la prefectura de Gumma (Japón), siempre ha tenido mucho peso en la industrial textil, pero en los tiempos que corren, todo ha ido a menos. Kohei (Makoto Nakamura) es un señor soltero, solitario e introvertido, artesano del textil, que trabaja en una de las pocas fabricas que malviven todavía en el pueblo.

Un día, mientras se corta el pelo, descubre a Meme Tan (Megumi Nishikiori), la hija del peluquero, que resulta ser una artista emergente, algo que allí se conoce como ‘idol‘. Muy pronto Kohei se hará adicto al encanto de la muchacha y a su música, convirtiéndose se en un auténtico fan. El hombre, sin querer, se enamorará de la idea que se ha hecho de la joven y para acercarse a ella decide hacerle un vestido.

En definitiva estamos ante una historia de amor de un hombre de mediana edad y sus agonizantes sentimientos románticos por una idol local.

Reseña sobre el mediometraje Ochiru

Ochiru resulta un encantador relato de amor que no se hace pesado, seguramente gracias a su duración. Se refleja el papel que la figura de la idol juego en lo local, como una joven sueña con hacerse famosa y salir de su pueblo para actuar en la gran ciudad, un hombre mayor se enamora de ella y como entre ellos existe una barrera generacional insalvable.

El director, Kazuya Murayama, viene del mundo del videoclip, y se nota mucho esa influencia en todo el film. También el respeto que que le tiene al mundo de la fama y al de las idol adolescentes. De hecho, durante el festival de La Cabina, tras la proyección de su película, respondió algunas películas, y comentó que ya había trabajado con Megumi Nishikiori en el mundo de la música y que resultó fácil trabajar con ella en esta otra faceta.

Y poco mas que añadir, el mediometraje está bien, sin grandes alardes, con un final algo previsible, pero con momentos, que al menos a mí, me hicieron reír mucho (aunque quizás no se pretendiera eso).

Artículos similares
Cortometraje Documental Extremis

Corto Pearl

Cortometraje Timecode

Responder

He leído y acepto la política de privacidad de filmfilicos