Filmfilicos blog de cine
Home Filmblog Películas Oculus: El espejo del mal

Crítica de la película Oculus en filmfilicos el blog de cine

El cine de terror vuelve a la carga de la mano de Mike Flanagan, Oculus es la nueva apuesta del director estadounidense, quien ya se estrenó en este género con el largometraje Absentia (2011). Ambas parecen haber tenido gran éxito en los festivales especializados en el miedo.

Cuenta con unos actores que están dando la talla en todos los trabajos que llevan a cabo. Karen Gillan (Nébula en Los Guardianes de la Galaxia) interpreta a Kaylie, una chica que trabaja en una casa de subastas y cuyo hermano, Tim (Brenton Thwaites) tras pasar casi toda su vida en un centro psiquiátrico, se encuentra rehabilitado y listo para llevar una vida normal. ¿Seguro? Ambos quedaron huérfanos cuando eran niños a causa de un asesinato la par que curioso. Los agentes de policía que acudieron al lugar de los hechos, culparon a Tim del crimen. Pero parece que el verdadero asesino es un espejo maldito, del que poco se sabe pero que realmente tiene poderes sobrenaturales. Obsesionada por aquel crimen, Kaylie junto con la ayuda de su hermano tratará de demostrar la inocencia de este, así como la de su padre.

No es la primera ocasión en la que vemos criaturas demoniacas o espíritus atrapados en los espejos. A estas alturas de la vida esta todo más que explotado: Solomon Kane, Reflejos, El grito 3… Solo que digamos que en esta ocasión, tratan de destruir el objeto maldito de una forma civilizada e incluso podría decirse que tecnológica. El plan elaborado por Kaylie roza la perfección. Pero como ya sabemos todos, siempre pasa algo, un segundo giro de tuerca más en la historia que rompe todos los esquemas establecidos y vuelve vulnerables a los protagonistas.

Bien es cierto que el inicio es un poco flojo, es la consecuencia que tiene la puesta en antecedentes. No todas las películas van al grano a los cinco minutos de comenzar. Después, llega al climax perfecto pero el final acaba desencantando bastante. Lo que en alguna ocasión complica un poco el seguimiento de la trama, es que más de la mitad del metraje es flashback, llegando a combinarlo con el momento actual, dos tiempos distintos en el mismo punto exacto. Es una forma también de hacer sentir al espectador lo mismo que sienten los personajes. Lamentablemente, hay unas máximas que no fallan y siempre funcionan así, o por lo menos últimamente. Si la historia que se narra es buena, la estética de los fantasmas o demonios es nefasta. Contando con las tecnologías que tienen para desarrollar monstruos como Dios manda ¿por qué hacen estas cagadas? Un ejemplo comparable es lo que ocurrió con Mamá. Venga, que hasta los dementores de Harry Potter eran más reales. Por lo demás, es recomendable para verla en el cine, supera algo más las expectativas impuestas hasta el momento por el género. Sin olvidarnos del thriller psicológico que supuso Babadook.

Katie-Sackhoff-Oculus

1 respuesta en este artículo

Responder

He leído y acepto la política de privacidad de filmfilicos