Filmfilicos blog de cine
Home Filmblog Películas Okja

Okja, una película original de Netflix

Después de la lamentable polémica desatada en la pasada edición del Festival de Cannes sobre Netflix y su modelo de exhibición, esta semana por fin llegó a través de la plataforma de streaming a nivel mundial la película que encendió la mecha en la última edición del famoso certamen: Okja.

Una conocida multinacional alimenticia se ha propuesto como objetivo que diversos granjeros en diferentes rincones del mundo críen y cuiden a una nueva especie de animal durante 10 años. Una vez trascurridos esos 10 años, el animal será trasladado a Estados Unidos, o más concretamente, al matadero para que produzca abundantes cantidades de carne. Sin embargo, el espécimen de Corea del Sur, Okja, ha forjado durante todo ese tiempo un fuerte amistad con la nieta del ganadero, Mija. De este modo, cuando la multinacional vaya a reclamar al animal, Mija emprenderá un viaje imposible para no separarse de su amiga.

Debo decir que hasta hace poco no estaba familiarizada con el trabajo del realizador surcoreano más allá de su última cinta, Snowpiercer, que en líneas generales me gustó mucho y me produjo curiosidad de querer ver más de sus futuros proyectos. Debo decir que la espera ha merecido la pena y ahora sí que estoy más animada a ver los anteriores trabajos de Bong Joon-ho.

Okja

Aunque el animal que se presenta delante de la pantalla es ficticio, la historia es una crítica a las multinacionales más poderosas que existen en la actualidad, en las que prima más la buena imagen que puedan proyectar que una preocupación real por los clientes que pagan por sus servicios y/o productos. Y a pesar de que su espíritu crítico está ahí, no es especialmente cargante ni agresivo. De esta manera evita caer en manipulaciones burdas mientras que expresa un punto de vista.

Una de las sorpresas más gratas con las que me topado ha sido la perfecta simbiosis entre cine occidental y cine oriental. Me explico. El tiempo empleado en explicar la relación de amistad entre Okja y Mija es largo pero necesario, y estoy convencida que eso se debe a las aportaciones del cine asiático para contar las cosas con calma. Y en cambio, una vez planteado el conflicto que se desarrollará durante el nudo y el desenlace tiene momentos mucho más frenéticos, mucho más parecidos al estilo hollywoodiense. Esta mezcla además de hacer que el espectador se encuentre interesado y estimulado por el devenir de los acontecimientos proporciona una gran riqueza visual en lo que a fotografía y planos se refiere. Solo así se explican unos maravillosos travellings o algunos de los planos más abiertos que he visto.

Okja

Al igual que su anterior trabajo, el realizador y guionista ha logrado reunir un impresionante elenco de actores. Mención especial al animal en cuestión, pues a pesar de que no sea real, se siente como un actor más (Chapeau a los responsables de los efectos especiales). Y resulta muy entrañable, porque no decirlo. Parte de las sensaciones generadas por el animal se deben a Mija y a la joven actriz encargada de darle vida, pues expresa tan bien el cariño que tiene por su animal y toda la rabia e impotencia que siente al ver como se lo han arrebatado de sus manos. La gran mayoría de los actores cumplen con su cometido, destacando a Tilda Swinton como la excéntrica líder de la compañía alimenticia y a Paul Dano como el dirigente de una organización contra el maltrato animal.

Pero la excepción de las interpretaciones es, muy a mi pesar, Jake Gyllenhaal. Entiendo que su personaje al principio también lo presentan como alguien muy excéntrico, casi más próximo al estereotipo de científico loco, y desgraciadamente, ese estereotipo no tarda en rozar el ridículo y la caricatura hasta límites bochornosos. Desconozco si la culpa es del actor o del director, pero de cualquier manera, el resultado es el que es y no debería haberse permitido.

La otra cuestión negativa que le encontré bajo mi punto de vista es la sensación de cierre. Con todos los personajes que han ido apareciendo durante la historia y han sido relevantes para la trama, que para el final del film “se aparten y desaparezcan” me dejó con una sensación agridulce. Entiendo que lo importante es el destino de Okja y si Mija podrá recuperarlo, pero habría agradecido saber qué pasó con ciertos personajes para no encogerme de hombros y preguntarme “bueno, ¿y ahora qué?”, algo que también me sucedió con la ya mencionada Snowpiercer.

Y aunque tenga sus pequeños defectos, desde aquí animo a ver la película. Vale muchísimo la pena y se ha convertido en una de las sorpresas más gratas de este año.

Responder

He leído y acepto la política de privacidad de filmfilicos