Filmfilicos blog de cine
Home Filmblog Películas Otherlife

Crítica película OtherLife (2017)

Indagando en las opciones de directores poco conocidos que ofrecen las plataformas de streaming, hasta ahora no había encontrado ninguna película que me provocara verla hasta el final. Y es que las que no son predecibles, son insufribles. Aunque también es cierto que hay que darle oportunidad a todo y aprender a mirar con ojos distintos a cada tipo de cine. Fue así que me encontré en Netflix con el australiano Ben C. Lucas y su cinta Otherlife (2017). Se trata de una ciencia ficción muy ligera, agradable a la vista y con una trama entretenida, aunque poco original.

La historia se concentra en Ren Amari (Jessica De Gouw), quien inventa una droga biológica capaz de crear simulaciones en el cerebro de las personas, tal como si éstas fueran experiencias reales; dándoles la posibilidad de vivir, incluso todo un año, en tan sólo un minuto, quedando grabado en la memoria como si el momento realmente se hubiera vivido. Ren concentra su trabajo e investigación, no sólo en el desarrollo de la droga y su consecuente beneficio económico, sino también en la intención de devolverle la vida a su hermano Jared (Liam Graham) que tiene muerte cerebral. Sin embargo, su socio Sam (T.J. Power) tiene planes diferentes para su empresa, lo que irá complicando la situación en torno a las decisiones que los protagonistas tomen, que si bien, como argumento general es bastante simple, sí hay que seguir los sucesos con atención para no perder el hilo.

Visualmente, la película no se apoya en demasiados efectos especiales, salvo por algunas transiciones muy estéticas. La fotografía, a cargo de Dan Freene, está muy bien cuidada con un formato que por momentos se aprecia muy geométrico y armonioso, lo que en conjunto con una elección de colores fríos genera un ambiente melancólico y de tristeza que al final termina dándole un sentido más humano, llegando tocar temas que van desde los riesgos que pueden traer consigo los avances tecnológicos y su uso inadecuado, hasta el amor fraternal y todo lo que se puede llegar a hacer por el bienestar de un ser querido.

Tal como lo mencioné antes, el filme no destaca mucho por su originalidad, pues la temática que maneja ya se ha tocado en otras películas y como un referente más claro y contemporáneo, tenemos a la serie Black Mirror de Charlie Brooker, que presenta distopías muy relacionadas con los avances tecnológicos y también se encuentra en Netflix. A pesar de ello, la propuesta de Otherlife no deja de ser atrayente e interesante.

La parte más ambiciosa de esta obra es presentar en la pantalla la posibilidad de manejar el tiempo. Curiosamente, al tratarse de un cliché bastante manoseado por otros, también es su punto débil, aunque Ben C. Lucas ha sabido manejarlo sin caer en exageraciones.

Artículos similares
Estoy pensando en dejarlo - Crítica de la película

Responder

  He leído y acepto la política de privacidad de filmfilicos.com

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Rafael Mollá Sanmartin
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, eliminación y olvido.
  • Contacto: contacto@filmfilicos.com.
  • Información adicional en: nuestra política de privacidad.