Filmfilicos blog de cine
Home Filmblog Películas Possum

Possum | Blog de cine

Uno de los géneros cinematográficos que más expectativas generan en el público es el del terror y el horror. Múltiples temáticas son tocadas en este tipo de películas posesiones, asesinatos sangrientos, fantasmas o muñecos diabólicos. Si bien es cierto que muchas de estas historias incluso se han convertido en grandes clásicos de la pantalla grande como sucedió con «El exorcista» (1973) de William Friedkin, también se precisa decir que muchos de estos temas se han vuelto algo repetitivo que no siempre logra transmitir miedo en todos los espectadores.

Por esta razón, cuando una cinta se atreve a tocar temas diferentes a los convencionales, es digna de mención y análisis. Tal es el caso de Possum, trabajo debut de Matthew Holness quien la escribió y dirigió. Fue presentada en 2018 en el Festival Internacional de Cine de Edimburgo y aunque se proyectó en algunas salas, su distribución final ha sido vía online.

Possum es la historia de un titiritero poco honesto que tras su último fracaso decide regresar a la casa donde vivió su niñez con la convicción de destruir a su marioneta. En el lugar se encuentra con su pasado y recuerdos que le atormentan.

Holness nos presenta un horror psicológico escalofriante, desenvuelto en una atmósfera fría y, me atrevería a decir, rara. En principio porque no hay monstruos, demonios ni fantasmas, simplemente la mente perturbada de un hombre. Y también porque cada secuencia, cada plano, iluminación, dialogo y musicalización están pensados para ambientar una narración perturbadora.

Crítica Possum Philip

No se ha necesitado más que a Sean Harris interpretando, no sólo a Philip el personaje principal, sino a toda una mente con sus traumas y terrores; a su anciano y extraño tío Maurice (Alun Armstrong) y a la horrible marioneta que no ha resultado estar poseída, ni cobra vida, ni asesina a nadie para generar todo tipo de sensaciones en la trama. El horror de Possum reside en su ambientación y netamente en la psicología de sus personajes. No hay más misterios, hay una realidad hecha fantasía que, al parecer, todavía nos cuesta mucho aceptar.

Muchas criticas han desdeñado a esta película ya que no resulta tan sencillo comprender lo que intenta gritar entre líneas. Incluso Holness ha tenido que salir a desenvolver un poco la maraña de dudas que han surgido tras la distribución de su película. Algunas de sus declaraciones se pueden leer aquí.

A partir de aquí seguir hablando de esta película resulta un poco complejo sin caer en el SPOILER, así que si aún no la has visto, mejor deja de leer.

En palabras más simples, o más bien, en mis propias palabras, podría decir que Possum es una historia sobre el trauma que Philip arrastra desde su infancia debido a el abuso por parte de su tío y la muerte de sus padres, que lo atormenta en su vida adulta sin dejarlo solo ni un momento; así como la manera en la que intenta deshacerse de ese tormento.

Un hombre que carga con ese peso sobre sus espaldas necesita una catarsis, un escape, una manera de canalizar el horror vivido. La marioneta no es otra cosa que ese miedo, la frustración, el dolor proyectados en un ser material. Es así como Philip no puede deshacerse de la marioneta tal como un ser humano no puede deshacerse fácilmente del recuerdo de una experiencia traumática.

Vivir día a día con el terror del abuso, de no poder tener una vida tranquila ¡claro que resulta horrible! Esta película nos obliga a adentrarnos en una mente reprimida y perturbada que vive día a día temores y miedos tan reales que hielan la piel. La manifestación material de los mismos es increíble. Holness nos lo dibuja como una marioneta con patas de araña y una cabeza humana con la misma apariencia de Philip, que de sólo verla produce miedo y que no desaparece pese a los esfuerzos de su dueño.

Película Possum portada
La historia está llena de referencias tanto cinematográficas como literarias que parten de “Lo Siniestro” (1919) de Sigmund Freud en donde se indaga la manera en la que los miedos infantiles se transmiten a la edad adulta; pasando también por momentos que evocan a “El extraño caso del doctor Jekyll y el señor Hyde” (1886) de Robert Louis Stevenson o “La Metamorfosis” (1915) de Franz Kafka, entre otros. Respecto al cine, podemos encontrar guiños de las más aclamadas adaptaciones de las novelas de Stephen King como «It» (1990) de Tommy Lee Wallace o la clara referencia a «Babadook» (2014) en los dibujos infantiles y terroríficos en los que Philip cuenta la historia que él mismo creó de su marioneta.

Definitivamente es una obra que no deja indiferente a nadie y que precisa de ser desarmada y analizada pieza por pieza, que en cada visionado muestra un nuevo detalle digno de atención. No le hace falta nada más que mirarla con paciencia y total atención y, sobre todo, valentía porque su horror no dejará de erizarle la piel a quien tome desprevenido.

Artículos similares

Responder

  He leído y acepto la política de privacidad de filmfilicos.com

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Rafael Mollá Sanmartin
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, eliminación y olvido.
  • Contacto: contacto@filmfilicos.com.
  • Información adicional en: nuestra política de privacidad.