Filmfilicos blog de cine
Home Nuestras cosas Presentación del interno 101

Colaborador de filmfilicos - Stigma

Todo comenzó hará un año y poco, yo por aquel entonces entré a trabajar y conocí a unos personajes bastante peculiares, sin sospechar que uno de ellos guardaba un secreto inconfesable.

Las jornadas se desarrollaban plácidamente mientras realizábamos nuestra tarea, sin embargo, algo me hacia pensar que uno de mis compañeros ocultaba algo: su forma de hablar, de moverse, de expresarse…algo no estaba dentro del marco habitual de personas que suelo encontrar diariamente.

Poco a poco establecí una comunicación mas cercana con este individuo, hablamos y nos comentamos cosas que nos ocurrieron, y que nos ocurrían allí. Denote en sus conversaciones una pasión malsana por el cine, la música y otras temáticas mas profundas, llegando entre los dos a reflexiones y soluciones para todos los problemas del mundo, lastima que perdiésemos la libreta donde las anotamos. Pero algo no iba como siempre, me pareció extraña esa capacidad de pensamiento abstracto hilado con celuloide, y de pronto, un día, me conto su secreto.

Aquel chico me contó que sufría de una enfermedad que le llevaba a escribir sobre todo lo que le ocurría con una perspectiva onírica, a comentar todo fruto del séptimo arte, además le obligaba a asistir allí donde las notas musicales sonasen con mas fuerza y sin descanso, y a reunirse con los otros afectados por la dolencia para compartir aquello de lo que no podían compartir con gente sana, sin embargo no me percaté de un detalle que me ocultaba celosamente, su dolencia era contagiosa.

Note los primeros síntomas una vez finalizado mi periodo laboral en aquellos lares, sintiéndome obligado a entablar contacto con el una vez y otra y cuando me di cuenta, ya había conocido a otros afectados con los mismos síntomas perdidos totalmente entre los estragos de la afección.

Cuando el velo se desprendió de mis ojos, me di cuenta, ya se hallaba en mi, era demasiado tarde, quizá aun no en un grado terminal como los otros que conocí pero si en una fase avanzada, aunque extrañamente, la combinación con mi código genético desemboco en una variante distinta en la cual se acentúa el interés por los videojuegos, la tecnología, y los libros.

Aun puedo albergar esperanza, se han documentado sujetos que han conseguido superar la enfermedad pero por ahora no hay nada que hacer, forma parte de mi historia, para bien o para mal.

Hola a todos, me podéis llamar Stigma y soy Filmfilico.

Responder

He leído y acepto la política de privacidad de filmfilicos