Filmfilicos blog de cine
Home Filmblog Series Rurouni Kenshin

Me imagino que todo al que le guste los animes de samurais habrá visto u oído hablar de Rurouni Kenshin. Esta serie es especialmente recordada para la gente que vivimos la niñez o casi adolescencia en la época de los 90 y nos alucinaba el boom de series de animación que estábamos inmersos. ¿Pero, de verdad era tan sumamente buena su serie original como la atesoramos en nuestra memoria? Es algo que en este post os voy a intentar aclarar, desde mi punto de vista, claro.

En el periodo Edo de Japón existió una fuerza a tener en cuenta que asesinó bajo las ordenes de los patriotas de la restauración. Esta figura era conocida como el asesino Battosai, y se le atribuyen innumerables muertes.
11 años después, ya en la era Meiji, un hombre similar a esta descripción llega a Tokio. Pero este hombre es alguien afable y ademas su katana tiene el filo invertido (la parte cortante hacia dentro) con lo cual no es capaz de asesinar a nadie. De hecho ese el mantra que ahora sigue Kenshin Himura, y lo demuestra ayudando a la joven Kaoru Kamiya, que es instructora en un dojo de Kendo. Después de salvar a Kaoru, Kenshin ayuda a esta en su dojo, pero como este descubrirá el pasado es algo de lo que le va a costar huir.

Rurouni Kenshin +

El apartado visual de esta serie es algo a lo que estábamos bastante habituados en los 90 para un shonen: diseños bastante básicos (sobretodo en las caras) pero efectivos, y que con el tiempo este estudio a cogido gran importancia en el anime y es reconocido entre los fans de este genero. Donde de verdad hace despliegue visual es en los momentos de duelo de espadas, ya que nos dejan algunas imágenes con gran carga emocional. En cuanto a la banda sonora que acompaña a la serie, es algo irregular. En la primera temporada quizás tengamos la peor versión de esta, que no pegaba por la sencilla razón de que eran temas tirando a rockeros acompañando historias de la era Meiji. Afortunadamente a partir de la segunda temporada todo era más adecuado al marco histórico (dentro de la ficción) de la serie. La dirección de esta serie corre a cargo de Kazuhiro Furuhashi, sobre los textos originales del manga de Nobuhiro Watsuki, y que difieren muy poco una de otra, al menos en las historias posteriores a la época de asesino Battosai de Kenshin.

Rurouni Kenshin ++

Como decía un poco más arriba algunos atesoramos buenos recuerdos de este personaje, pero el visualizarla de golpe (gracias querido Netflix) me ha llevado a fijarme en detalles que no me hubiera fijado con la periodicidad a la que estábamos acostumbrados cuando alguna cadena en abierto le daba por ofrecérnosla. El caso es que tiene una base solida, ese asesino de masas que vendió su espada al gobierno y ahora se arrepiente y detesta quitar una vida así como también a otros que en ese momento lo hacen. Aunque la trama en la primera temporada está bastante dispersa con historias en su mayoría autoconclusivas, que en alguna ocasión pueden resultar pesadas, la segunda se focaliza más en una enorme narración, así como dos partes de la tercera. De hecho la segunda es la que personalmente más me gustó, por esa visión total de la guerra de esa era que transmite.

Las pegas quizás serian esos momentos cómicos a día de hoy algo flojos, pero que afortunadamente están tan alejados de la parte con más carga dramática para no quitarle seriedad. Otro pequeño error también es esos duelos de samurais que muchas veces son realistas hasta que se incluye alguna técnica imposible que quizás desentone con la tonalidad que se buscaba. Pero bueno, hay que pensar que se trata de un anime, y están sujetos a lo imposible y el humor absurdo en ocasiones.

En definitiva, Rurouni Kenshin un anime interesante que es muy probable que guste a los amantes de los samurais, pero que lamentablemente tiene momentos más lentos que ágiles. Afortunadamente hubo producciones mejores acerca de este personaje.

Matar, aunque sea por una causa justa, no es bueno. Al final sólo quedan lágrimas y una espada solitaria.

La nota de filmfilicos
Autor
(AKA )
Autobiografía: Lector de cómics empedernido y obsesivo, lo que me lleva diseccionar meticulosamente cada adaptación que se hace. Por lo demás muy aficionado al cine y a las series en general. Intento verlo o tomar todo con sentido del humor...muy particular. Frase: Tengo mas imaginación que yo qué sé.

Responder

He leído y acepto la política de privacidad de filmfilicos