Filmfilicos blog de cine
Home Filmblog Series Stranger Things

Crítica serie Stranger Things

La serie original de Netflix que llevamos tiempo esperando.

La serie que promocionaban sin parar.

La serie que trae a una desaparecida Winona Ryder de nuevo al ruedo.

La serie que prometía ser nuestra nueva obsesión.

La serie que terminó siendo un fiasco total.

Sí, soy consciente de que 9 de cada 10 personas aparentemente aman Stranger Things.

Sí, también soy consciente de que muchos me van a crucificar por decir esto.

Pero desde el piloto que las cosas arrancaron medio torcidas para mí, no me convenció de entrada. De todas formas, miré toda la temporada para no dejar lugar a duda: no fue lo que esperaba.

Detalles técnicos:

Stranger Things (2016) es una serie original de la plataforma Netflix, creada por los hermanos Duffer (con nada conocido por el momento). Está protagonizada por Winona Ryder (Inocencia Interrumpida) y David Harbour (007: Quatum of Solance, no la vi así que no sé dónde aparece, pero IMDb asegura que está). Cuenta con una temporada de 8 episodios, con una duración de 45 minutos aproximadamente cada uno. Netflix ya anunció que habrá una segunda temporada, continuando con los acontecimientos de la primera. Genial… (inserte tono de sarcasmo aquí)

¿De qué trata Stranger Things?

En un pueblo de Indiana, un niño desaparece bajo sospechosas circunstancias. Su Madre, el sheriff del lugar y sus amigos tratarán de localizarlo, luchando con lo paranormal de por medio y con la ayuda de una niña con habilidades telequinéticas (o E.T., como veremos más adelante).

Hay que tener claro que no es una serie policiaca, o un drama al estilo “True Detective” o “Top of the Lake” con niños desaparecidos. No, nada que ver, no la miren con esa idea. De hecho, hasta ahora no se qué género es…

¿Qué es lo que está mal?

Si uno ve el primer tráiler dice: “esto es una serie de misterio, terror o suspense”.

Si uno ve el segundo tráiler dice: “esto es…una película de Steven Spielberg? Para, ¿¿es la misma serie del tráiler anterior??”.

Y si uno se pone a ver la serie, tampoco va a terminar de entender. ¿Por qué? Por lo que dice ese dicho: el que mucho abarca poco aprieta. Creo que donde falla Stranger Things es en querer acaparar la mayor cantidad de públicos posibles: a niños planteándolo como “E.T.”, a jóvenes con dramas de secundaria y triángulos amorosos y a los adultos con referencias de los 80’. Es un cocktail con muchos ingredientes, que no termina de pasar por la garganta.

Con tantos públicos, no termina de definir su identidad como serie, quedando como un soso intento de ciencia ficción, misterio, terror o lo que sea. No estoy diciendo que una serie tenga que pertenecer a un único género: existen mezclas con mucho éxito. Sin embargo, Stranger Things no logra combinar sus distintos elementos de forma exitosa, resultando algo banal y por momentos sin sentido (más allá de que es imposible mirar ciencia ficción, buscándole lógica a todo).

Stranger Things es una serie de excesos: varios públicos a conquistar, muchos géneros que abarcar y también derroche ochentero sin igual.

Las referencias a la década del 80′ pululan por doquier, y lo digo como algo bueno y malo a la vez.

La serie es un homenaje de principio a fin a todo lo que representa esa época. La reconstrucción es genial, y puedes estar los 45 minutos que dura el capitulo diciendo “¿te acuordas de eso?” o “esto hace referencia a…………(llene con cualquier elemento cultural de la época)”.

Pero, si sacáramos todo esto, ¿qué nos dejaría la serie? Muy poco. La historia se apoya enteramente en un viaje al pasado, y no se vale por sí misma.

Es más, hay tanta alegoría a Steven Spielberg, Stephen King, Poltergeist, Alien, Stand by Me, etc…que ya raya el plagio. Puedes hacer una sutil referencia a determinadas cosas (un póster colgado en la pared, nombres de personajes, cosas por el estilo), pero ¿copiar plano por plano una escena? ¿Y hacerlo, no una, sino 50 veces? Es demasiado. Les dejo un vídeo para que vean a lo que me refiero:

En cuanto a las actuaciones, las únicas que convencen son las de los niños. Winona Ryder está sobreactuada y poco convincente (por momentos siento vergüenza ajena).

¿Qué es lo que está bien?

Si miras solo el primer episodio, vas a quedar contento con toda la alusión ochentera, después del tercero ya cansa.

La reconstrucción está bien hecha (aunque no se necesita mucho presupuesto para esa década).

La presentación está genial, haciéndote pensar que vas a ver algo que valga la pena y sea de terror/misterio (hasta en eso es incongruente la serie). De hecho, la tipografía del título es otra referencia, aludiendo a la utilizada en los libros de “Elige tu propia aventura” (ITC Benguiat).

Y finalmente, los niños: jugando a “Dragones y Mazmorras”, siendo unos convincentes ñoños y salvando la trama dentro de lo que se puede.

Conclusión:

No creo que siga con la segunda temporada. Tendría que estar muy aburrida, sin saber que mirar en Netflix para continuar con esto.

Yo aquí me la juego y digo que esto fue una decepción, probablemente la mayor de lo que va de año.

Responder

He leído y acepto la política de privacidad de filmfilicos