Filmfilicos blog de cine
Home Filmblog Películas System Crasher

System Crasher | Blog de cine

Sin tener el suficiente conocimiento sobre ningún género en particular ni sobre el cine específico de ningún país como para denominarme experta, sí que es cierto que en el caso de Alemania hay una tendencia o preferencia por cierto tipo de películas que saben hacer muy bien: Unos thrillers vertiginosos y estilizados como Corre Lola, corre o Victoria, o por el contrario, dramas que se van cociendo a fuego lento pero que reflejan a la perfección problemas sociales y que terminan estallando por todo lo alto. La cinta de hoy tiene características de ambas vertientes, aunque se podría encuadrar mejor en la segunda. Os hablo de System Crasher.

Benni es una niña de 9 años abandonada por su madre y que se ve obligada a vivir en un centro de acogida. Sin embargo, el incansable y explosivo carácter de Benni no pone nada fácil la convivencia con sus cuidadores y sus compañeros.

Por la sinopsis se puede intuir que la historia la mueven los personajes. Evidentemente, todo gira en torno a Benni y a las relaciones que mantiene con su entorno, y el conjunto está diseñado para ser estridente, tanto en forma como en contenido. Pero también es cierto que la cinta sabe equilibrar muy bien el tono y la forma para lograr un drama de corte cotidiano con algunas marcas estilísticas muy pronunciadas en los momentos clave, aquellos en los que Benni tiene algún estallido incluso más potente de lo habitual (y además ayudan de manera orgánica a entender un poco mejor que es lo que se le pasa por la cabeza) y que se van intensificando a medida que avanza el metraje.

Si la ropa que lleva la niña protagonista, la paleta de colores empleada para plasmar los interiores, el volumen de la música diegética o los propios arrebatos de rabia de Benni son estridentes a los sentidos, el tema del abandono y de la incapacidad de todo un sistema hacia la menor ya es algo que inherentemente provoca rabia. La actitud de Benni y su forma de relacionarse con el mundo es clave para que se de esa sensación de que no se puede hacer nada por ella, pero simultáneamente al no haber avances en su caso y solo recibir reveses cuando parecía que se vislumbraba algo de esperanza al final del túnel provoca que su actitud se vuelva cada vez más violenta, creando así un círculo vicioso que se siente dolorosamente real.

System Crasher

Al tratarse de un filme que depende tanto de su protagonista, todas las alabanzas que se le puedan dar a Helena Zengel, la encargada de dar vida a Benni, son escasas. Pues la interpretación que ofrece la joven interprete es de un huracán que arrasa con todo a su paso y que en más de una ocasión quien ve la película se preguntará como puede caber tantísima rabia en un cuerpo tan pequeño y dónde la directora ha encontrado semejante intérprete para que le de tan buen resultado. Y podría parecer que la labor Zengel solo es brillante cuando se producen los violentos estallidos de rabia, pero es igual de brillante su trabajo cuando se mantiene en silencio y la dualidad que maneja, porque a fin de cuentas su comportamiento es consecuencia de aquello que le niegan durante todo el tiempo y que acaba convirtiéndose en su único anhelo: un amor casi incondicional y una familia dentro de unos parámetros de la normalidad. Respecto a otros personajes, destacarían Micha por la particular relación que establece con Benni y la señora Bafané por ser la única persona no relacionada mediante lazos de sangre con el personaje protagonista y que se preocupa de manera genuina por su bienestar.

Los únicos detalles que le hacen restar unos puntos a System Crasher tienen que ver con su duración y alguna salida de tono en particular. Lo primero está relacionado con que la película podría haberse acortado unos minutos y el resultado sería mejor, dado que hay situaciones que pueden llegar a ser reincidentes. Y en cuanto a salidas de tono, hay una en específico en el clímax que se siente extraña respecto a lo visto con anterioridad. Por fortuna, se soluciona de cara a un epílogo que sí en concordancia con lo que se ha visto, dando paso a un cierre liberador y pesimista pero inevitable.

Artículos similares
Estoy pensando en dejarlo - Crítica de la película

Responder

  He leído y acepto la política de privacidad de filmfilicos.com

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Rafael Mollá Sanmartin
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, eliminación y olvido.
  • Contacto: contacto@filmfilicos.com.
  • Información adicional en: nuestra política de privacidad.