Filmfilicos blog de cine
Home Filmblog Películas The Damned United

Crítica de The Damned United (2009), de Tom Hooper

Confieso que no soy ningún fanático del fútbol, pero me gusta. Lo practiqué bastante cuando era chaval, cuando sí tenía más en cuenta los resultados y resúmenes de cada partido que daban en televisión. Hoy en día me entretiene, me interesa, juego hasta al Comunio en internet, pero no le doy tanta importancia en el día a día como antes. Si hay partido de mi equipo y he quedado, prefiero quedar y no ver el partido, salvo el día que el Atlético de Madrid se jugaba ganar la Liga contra el Barcelona o cuando estuvimos a un minuto de ganar la Champions League, pero es que en esos casos a (casi) todo el mundo le gusta quedar para ver fútbol juntos.

Una vez establecido el escenario en que me encuentro y las diversas aclaraciones que impidan que se me tache de nada, comienzo de esta forma la recomendación de esta semana, que llega a mi memoria básicamente por la brasa que me está dando la televisión, la radio, internet y la gente en general, con el tema de Iker Casillas y su despedida, trato y llegada al Toporto. Este es un tema sobre el que ahora todo el mundo parece experto, del que te hablan personas que jamás habrías imaginado que lo harían (y con las que jamás has hablado de deporte); todo el mundo te da su valoración sin preguntarle, hasta en el extranjero. Es decir, estamos ante un asunto de relevancia internacional, y hasta muy polémico, escuchando cómo se ponen algunos periodistas especializados en enemistarse entre ellos para defender a sus (respectivos) amigos y luego comerse un asado con la conciencia tranquila, hasta que su grupo periodístico sea comprado por otro y se tengan que ir a dar mítines a otra emisora, o algo.

The Damned United cuenta, en modo ficción On, la historia real de Brian Clough, quien durante 44 días fue el entrenador del Leeds United, el equipo campeón de la Premier League la temporada anterior, cuando estaba bajo las riendas del duro Don Revie. Nos encontramos en los años 60/70, las cosas del fútbol han cambiado mucho desde entonces, hace más de 40 años, pero las pasiones, en muchos casos, se mantienen intactas, si es que no han ido todas a peor. Y es interesante, porque a medida que la afición se ha mostrado más incoherente, visceral y bestia con sus equipos y rivales, los jugadores o –mejor dicho– las reglas de protocolo han evolucionado hacia la búsqueda del juego limpio, la elegancia, el darse la mano en cualquier caso y la caballerosidad… Mientras en la grada se canta que se muera alguien del campo, o su madre.

The Damned United

En cualquier caso, esta cinta merece un reconocimiento que yo juraría que tiene, sobre todo, entre los amantes del fútbol, pero cuya gracia también se encuentra en el modo en que está contada, con cierto humor negro, narrando con aparente ligereza algo muy interesante y hasta cercano. Como película entretendrá a la mayoría de sus espectadores y dará hasta un punto de vista más a todas esas personas que, de repente, quieren opinar sobre cualquier cosa que aparezca de forma consecutiva en más de tres canales de televisión a la vez, mientras comen, o incluso para aquellas que no sepan de que hablar con sus compañeros de trabajo y quieran llenar de claroscuros su monólogo matutino. Además está dirigida por Tom Hooper, el de El Discurso del Rey o Los miserables.

Que si Mourinho, que Si Florentino Pérez, que si el dinero, que si quién ha salido ganando, quién ha perdido más, quiénes son los culpables, que si por qué llora tanto con el dinero que tiene, que si por qué aparece solo, por qué sin sus compañeros, por qué tanto yo del presidente en la despedida de su capitán, que si mira la de gente exigiendo dimisión, la que ayer odiaba vestir de rosa y hoy no compran otra cosa… De todo un poco, lo suficiente para entretener a media población, al menos durante 20 minutos al día, a lo largo de toda la semana. Gracias, Sara… Un coñazo, pero claro, habrá quien me diga:

¡Mira, macho, vete a la mierda, de verdad!

Responder

He leído y acepto la política de privacidad de filmfilicos