Filmfilicos blog de cine
Home Filmblog Películas Todos queremos algo

Crítica película Todos Queremos Algo

He tenido mis más y mis menos con Richard Linklater. Me encanta su trilogía “Antes de…” pero nunca entendí ese amor por Boyhood. Así que al enterarme de su nuevo proyecto, me acerqué a él con cautela y algo de miedo.

Nos situamos en 1980, más concretamente a la víspera del inicio del curso escolar. Jake es un nuevo alumno en una universidad de Texas y con la ventaja de estar en el equipo de beisbol universitario. Antes de que arranque el nuevo curso, Jake y sus compañeros planean disfrutar al máximo de los últimos días de vacaciones, yendo a fiestas, conociendo a chicas y forjando amistad entre ellos.

Al principio, no sabía muy bien qué pensar de esta película. No terminaba de entender porque a la crítica y al público les había gustado tanto, nostalgia aparte. La primera hora no dejaba de parecerme otra excusa más para mostrar adolescentes de fiesta sin nada distintivito. Pero conforme va avanzando, a pesar de que siga siendo una película sobre universitarios fiesteros y deportistas, hay diálogos sobre la vida que en otros casos no los habría. Ahí se nota la pluma de Linklater y donde nos da algunos de los mejores momentos del film. Aunque como contrapunto negativo, no me ha gustado la imagen que se da de las mujeres en esta cinta salvo Beverly.

He mencionado antes la nostalgia, y es que junto con Stranger Things, parece la vuelta a los años 80 de este verano. La carta de amor a esta década es palpable: La música, las tribus urbanas, los videojuegos en recreativos, los pinballs, los vinilos y un largo etcétera.  Y a pesar del envoltorio, el mensaje que nos lanza sobre la sociedad americana es el que mejor define a ese país. Tienes que luchar por ser el mejor, de otra forma, serás alguien del montón. Y ten cuidado porque en cualquier momento puede aparecer alguien mejor que tú y tendrás que pelear por permanecer en tu trono. Es un mundo tremendamente competitivo y el béisbol es solo una metáfora de ello.

Nos habla de temas cotidianos y de situaciones cotidianas con un tono muy particular, pero logra mantenerte interesado y acompañar a sus protagonistas hasta el final, y acabas encariñado con ellos.

Responder

He leído y acepto la política de privacidad de filmfilicos