Filmfilicos blog de cine
Home Cosas fílmicas Un paseo musical con Cameron Crowe

Un paseo musical con Cameron Crowe

Las bandas sonoras de las películas de Cameron Crowe son como aquellas cintas de varios que grabábamos en los 90: esas canciones que le ponían banda sonora a nuestra vida, cintas con las carátulas garabateadas en rotulador, acumuladas en la guantera de los coches y regaladas a esas personas a las que no sabíamos cómo decirles las cosas de otra manera.

Y Cameron Crowe es como ese amigo que siempre tenía la cinta con las canciones adecuadas, porque antes de dedicarse al cine, fue el colaborador más joven de la revista Rolling Stone. Con tan sólo 13 años ya publicaba artículos en el San Diego Door, en Creem o en Circus. Durante sus años como periodista musical entrevistó a Bob Dylan, a Neil Young y a Led Zeppelin, entre otros. Y eso se nota en sus películas. Las preferencias musicales de Crowe son una constante en su filmografía: Eddie Vedder (Pearl Jam), Jónsi (Sigur Rós), Elton John, Tom Petty, Bob Dylan aparecen una y otra vez, y de manera tremendamente familiar para todos los que, perdiendo la vergüenza, hemos cantado en un coche con la ventanillas bajadas.

UN GRAN AMOR (1989)

El debut de Cameron Crowe como director es una historia de amor adolescente protagonizada por John Cusack en la que ya nos presenta algunos de los grupos recurrentes en su filmografía: Cheap Trick, The Replacements o Peter Gabriel, que con su In Your Eyes le pone música a la escena más memorable de la película.

 

SOLTEROS (1992)

Cameron Crowe puso el grunge en el mapa con esta película sobre unos veinteañeron en el Seattle de principios de los 90. La banda sonora es la recopilación de grunge por antonomasia, lo que le pondríamos a un marciano al que hubiera que explicarle lo que es este género. A pesar de que por cuestiones económicas hubo que prescindir de incluir algún tema de Nirvana, es una muestra perfecta de a qué suena Seattle: Pearl Jam, Soundgarden, Alice in Chains…

Además, como curiosidad, estas bandas no sólo ponen sus canciones, sino que hay cameos: Los Citizen Dick de la película son los miembros de Pearl Jam (de la época en la que aún se llamaban Mookie Blaylock y ni siquiera habían publicado su primer álbum).

 

JERRY MAGUIRE (1996)

La consagración de Crowe llegó con esta película sobre un agente deportivo caído en desgracia que intenta reconstruir su vida, que nos dejó frases míticas (como el famoso “Show me the money!”). La banda sonora está repleta de canciones de rock clásico suave, de esas en las que nadie se atreve a cambiar de emisora cuando suenan por la radio: Tom Petty, Elvis Presley, Bruce Springsteen, Bob Dylan, The Who, Neil Young… acompañando al protagonista por su búsqueda de su propia identidad.

Y con otra constante en las películas de Crowe: las escenas de música en coche. Y que levante la mano el que nunca haya cantado Free Fallin´ de Tom Petty cuando ha sonado por la radio.

 

CASI FAMOSOS (2000)

Considerada por muchos la mejor película de Cameron Crowe, Casi Famosos es además la más autobiográfica. La película sigue a un cándido adolescente (Patrick Fugit) contratado por la revista Rolling Stone para seguir una gira de la banda ficticia Stillwater en los años 70 en un viaje iniciático sobre la vida, el sexo, las drogas y el rock and roll.

Casi Famosos se convirtió en una película mítica sobre el rock and roll, llena de personajes entrañables: Penny Lane (la groupie encarnada por Kate Hudson), Lester Bangs (el editor al que da vida Phillip Seymour Hoffman), Russell Hammond (Billy Cudrup, guitarrista de Stillwater). Además su banda sonora es un perfecto retrato musical de los años 70: Led Zeppelin, Lynyrd Skynyrd, Cat Stevens, David Bowie, Simon & Garfunkel, The Who, o Elton John, que pone música a una de las escenas más recordadas de la cinta, uno de esos momentos perfectos acompañados por música, en los que parece que el rock ´n´roll puede salvarnos.

 

VANILLA SKY (2001)

El remake americano de Abre Los Ojos de Alejandro Amenábar, protagonizado por Tom Cruise, Penélope Cruz y Cameron Diaz no es una película fácil y nada es lo que que parece, y Crowe consigue esa atmósfera con temas de R.E.M., Sigur Rós, Radiohead, Bob Dylan y Peter Gabriel, con una de sus obras maestras.

 

ELISABETHTOWN (2005)

Un funeral, un ejecutivo depresivo en horas bajas (Orlando Bloom), una alocada azafata (Kirsten Dunst), recopilaciones para escuchar en el coche y una banda sonora plagada de rock americano: My Morning Jacket, Elton John, Kathleen Edwards, Tom Petty y un omnipresente Ryan Adams (que pone música a una de las llamadas telefónicas más entrañables de la filmografía de Crowe), que convierten la banda sonora en el disco perfecto para cruzar Estados Unidos de costa a costa.

 

UN LUGAR PARA SOÑAR (2011)

Una historia sencilla de superación personal, protagonizada por Matt Damon, Scarlett Johansson y Elle Fanning, basada en el libro autobiográfico de Benjamin Mee, que tras enviudar con dos hijos adolescentes compra un zoo y trabaja para abrirlo al público de nuevo.

La banda sonora vuelve a los clásicos de Crowe: Tom Petty, Eddie Vedder, Wilco, Bob Dylan o Neil Young. Sin embargo, la música y la banda sonora están escritas por Jónsi, líder de Sigur Rós y un estrecho colaborador de Crowe en sus últimas películas.

 

ALOHA (2015)

La última película de Cameron Crowe, con Bradley Cooper, Emma Stone y Rachel McAdams no ha funcionado bien en la taquilla estadounidense, pero como siempre, la banda sonora sobresale.

La música está compuesta una vez más por Jónsi & Alex, que combina con canciones tradicionales hawaiianas y con temas de Beck, Fleetwood Mac o Josh Ritter.

Responder

He leído y acepto la política de privacidad de filmfilicos