Filmfilicos blog de cine
Home Cosas fílmicas Uno, dos, tres

Uno, dos, tres - Filmfilicos Blog de cine

Hoy pongo punto y final a mi top 5 de comedias. Hasta ahora os había hablado de Con faldas y a lo loco, Arsénico por compasión, Ser o no ser y Ninotchka. Es el turno de una de las mejores películas de Billy Wilder: Uno, dos, tres (1961).

Tras la II Guerra Mundial, Estados Unidos, Francia, Inglaterra y la URSS se repartieron los territorios de la vencida Alemania, e hicieron lo propio con su capital, Berlín, ubicada en mitad de la zona rusa. El choque entre el capitalismo y el comunismo pronto derivó en la división del país en dos estados de ideologías enfrentadas: La Alemania Occidental, o República Federal Alemana, y la Oriental, o República Democrática Alemana. Berlín, también dividida en dos, conservaba un pie en cada bando, y se convirtió en una vía de escape para aquell@s alemanes que se negaban a vivir bajo la influencia rusa. Ante este goteo constante (en algunos lugares apenas bastaba cambiarse de acera para pasar de una zona a otra), en 1961 la Unión Soviética comenzó la construcción de un muro fuertemente vigilado, una herida abierta que separó durante décadas a familias, amigos y vecinos.

Uno, dos, tres se rodó en 1961 en Berlín. Sí, justo en mitad de aquella locura. De un día para otro, Wilder se encontró con que el ejercito soviético había construido un muro en mitad de uno de sus sets de rodaje. Y que ya no era posible rodar en la puerta de Brandenburgo. Así que tuvo que recoger sus bártulos y recrear algunos escenarios en Munich, en los estudios de Bavaria Films. La película, estrenada en diciembre de aquel mismo año, fue un auténtico fracaso en taquilla. Ni en Estados Unidos ni en buena parte de Europa sentían ganas de reírse de aquella tragedia que azotaba a los alemanes. Sin embargo, afortunadamente, el tiempo termina poniéndolo todo en su lugar y tras la caída del Muro de Berlín a finales de 1989, fue reestrenada y gozó de las merecidas mieles del triunfo entre espectadores y crítica.

Uno, dos, tres - Filmfilicos Blog de cineEn Uno, dos, tres conoceremos a C. R. Macnamara (James Cagney), director de Coca-cola en Berlín, y hombre de firmes convicciones capitalistas, al cual le encargan el cuidado de la alocada hija del mandamás en EE.UU. Sin embargo, ésta misión pondrá a prueba sus dotes de mando, su cordura, y hasta el futuro de su familia.

James Cagney y Billy Wilder no fueron precisamente amigos durante el rodaje de Uno, dos, tres, si bien es cierto que el director lo admiraba profundamente y quedó encantado con su interpretación. Sin embargo, ambos tenían mentalidades muy distintas, y a esas alturas de su carrera, como actor consagrado, Cagney no estaba acostumbrado al nivel de exigencia y control que ejercía Wilder sobre su trabajo. Además, se encontró con una desagradable sorpresa. Horst Buchholz (Los siete magníficos, 1960), el actor alemán que interpreta al joven comunista con el que tiene que lidiar el personaje de Cagney, resultó ser un divo de cuidado, tratando de robar el indiscutible protagonismo del veterano intérprete cada vez que compartían plano. No es de extrañar que poco tiempo después Cagney decidiera retirarse definitivamente, cansado de un rodaje que le dejó exhausto a nivel físico y emocional.

A pesar de todo, sería injusto afirmar que la película funciona únicamente gracias al talento de Cagney. Es él quien lleva el peso, pero es su interacción con todo el elenco de maravillosos secundarios lo que consigue hacer que el espectador no deje de reír durante todo el metraje. Incluso el citado Buchholz da lo mejor de sí mismo, acompañado de una adorable Pamela Tiffin como la hija del jefe de Macnamara, una divertida y encantadora Liselotte Pulver en el papel de su descocada secretaria, un hilarante Hanns Lothar como su ayudante, y el genial trío formado por Leon Askin, Ralf Wolter y Peter Capell como los comisarios rusos que pretenden conseguir la fórmula de la Coca-cola para fabricarla en la Unión Soviética, y que resultan un claro homenaje a los camaradas Iranoff, Buljanoff y Kopalski de Ninotchka. Mención especial merece Arlene Francis, como Phyllis, la esposa de Macnamara, poseedora de un agudo sentido del humor y una aún más aguda inteligencia.

Uno, dos, tres - Filmfilicos Blog de cine

El ritmo de Uno, dos, tres es absolutamente frenético. Los gags y los punchlines se suceden a velocidad vertiginosa gracias a diálogos de un humor en ocasiones negro y siempre, siempre, inteligente. La película, que a primera vista podría parecer simplemente una ácida crítica al comunismo, termina dando palos en todas direcciones, aunque por supuesto los dirigidas al bando occidental resultan mucho más livianos. Wilder y su inseparable colaborador Diamond son los autores de un guión que sólo podría definir como brillante, en el que adaptaron la obra original del novelista y dramaturgo húngaro Ferenc Molnar.

A pesar de que el propio Wilder definió Uno, dos, tres como «un siete, rozando el ocho en algunas de sus escenas», yo no puedo más que calificarla como una comedia de 10. Un clásico imperecedero a ritmo de la poderosa Cabalgata de las Valkirias y la delirante Danza del Sable.

La nota de filmfilicos
Autor
(AKA )
Descripción: Cuando era una niña odiaba las matemáticas, me encantaban las canciones en inglés, leía a escondidas, merendaba donuts blancos, me inventaba historias, coleccionaba Barbies y si me preguntabas que dónde quería ir mi respuesta invariablemente era "al cine". Debido a mi complejo de Peter Pan, a estas alturas puedo seguir dando por válidas todas las afirmaciones anteriores. Por desgracia, ahora los donuts me engordan y las cuentas que tengo que hacer son para llegar a fin de mes. Frase: #piensoenpelisluegoexisto

Responder

  He leído y acepto la política de privacidad de filmfilicos.com

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Rafael Mollá Sanmartin
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, eliminación y olvido.
  • Contacto: contacto@filmfilicos.com.
  • Información adicional en: nuestra política de privacidad.