Filmfilicos blog de cine
Home Filmblog Películas Verano del 84

Verano del 84 - Filmfilicos Blog de cine

A veces, el problema de una película son las expectativas que genera. Sobre todo, si la distribuidora pretende venderla como algo que no es, aprovechando alguna moda (pasajera o no) o con miras a hacerla apetecible para un sector específico de espectadores. Algo así les ocurrió a Babadook o a Hereditary, que fueron publicitadas como el culmen del terror de sus respectivos años de estreno, cuando en realidad el drama familiar es el principal caldo de cultivo de sus tramas. Y en las mismas circunstancias podemos encontrar a Verano del 84, que obviamente se sube al carro de la locura ochentera para presentarnos un filme que transcurre en dicha década, sí, pero que tras la fachada de «pandilla de chavales que se meten en líos durante las vacaciones» esconde una historia mucho más oscura y, en mi opinión, realista, que las de las coetáneas Stranger Things o It.

Verano del 84 - Filmfilicos Blog de cineVerano del 84. Davey tiene quince años y parece la versión juvenil del agente Fox Mulder: ve conspiraciones por todas partes y cree a pie juntillas en monstruos y alienígenas. Junto a sus amigos Eats, Woody y Curtis pasa el verano como cualquier otro adolescente americano, paseando en bicicleta, jugando a «la cacería» (una especie de escondite nocturno), reuniéndose en la casa del árbol y espiando a su guapa vecina (ay, ese explícito homenaje a La ventana indiscreta). Pero su tranquilo barrio se ve sacudido por la desaparición de un joven, y Davey decide que la aventura de esas vacaciones consistirá en convertirse en detectives y averiguar la identidad del secuestrador o asesino. Más les hubiera valido ir a buscar el tesoro de Willy el Tuerto, o enfrentarse al elenco de monstruos de la Universal, porque lo que comienza como un simple entretenimiento terminará convirtiéndose en un juego muy peligroso…

Los directores canadienses Anouk Whissell, François Simard y Yoann-Karl Whissell juegan con nuestras expectativas y nuestra nostalgia, y nos ofrecen una manzana envenenada cubierta por el caramelo más brillante. En su visionado, las conexiones con Los Goonies o Una pandilla alucinante son evidentes. Pero mientras que en estas últimas los villanos representan un peligro más teórico, e incluso cómico, que práctico, un mal al que un grupo de chavales raritos es capaz de vencer con sorprendente facilidad, en Verano del 84 sentimos casi desde el primer momento que la amenaza a la que se obstinan en acercarse puede revolverse contra ellos, más en la línea de Noche de Miedo. En Verano del 84 tendríamos claro que los Fratelli, como buenos gángsters, no hubieran pestañeado dos veces antes de decidirse a coser a tiros a unos chavales perdidos en lo más profundo de una cueva, y que Drácula, y el Hombre Lobo probablemente se hubieran mondado los colmillos con sus pequeñas falanges. Este hecho la convierte en un producto original y arriesgado, que no podemos más que agradecer en esta época de secuelas, precuelas, remakes y reboots

Por otra parte, el diseño de producción responde a la misma intención de veracidad: reconocemos cada uno de los detalles como pertenecientes a nuestros adorados 80, pero no los percibimos como una sobrecarga dirigida a producirnos un éxtasis nostálgico. Ni falta ni sobra nada. Todo es como debe ser, como era en una época en la que deseábamos todo pero teníamos que conformarnos con lo que el presupuesto familiar nos permitiera. Igualmente, la fotografía e iluminación casa perfectamente con el tono de la película, con una ligera desaturación del color, pero sin incluir efectos exagerados ni artificiales.

Verano del 84 - Filmfilicos Blog de cine

Uno de los principales puntos en los que Verano del 84 se separa de las películas en las que se inspira es el ritmo y la coherencia. En aquellas, éste suele ser trepidante y alocado, y las acciones de los personajes ocurren un poco «porque sí», recurriendo al «Deus Ex Machina» sin rubor si es necesario. Sin embargo, Whissell y compañía se decantan por escenas más estudiadas, en las que las acciones de los personajes responden a una lógica interna, y una de las consecuencias es que a ratos pueda parecer que no ocurre nada relevante o que el ritmo es demasiado lento. De todas formas, la trama es tan absorbente y la atmósfera está tan conseguida que simplemente disfrutas del viaje. Y os puedo asegurar que llegar a la última parada merecerá la pena.

Artículos similares

Responder

  He leído y acepto la política de privacidad de filmfilicos.com

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Rafael Mollá Sanmartin
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, eliminación y olvido.
  • Contacto: contacto@filmfilicos.com.
  • Información adicional en: nuestra política de privacidad.