Filmfilicos blog de cine
Home Filmblog Películas Vestida para matar

Vestida para matar

Estas son las cartas. Una rubia, suspense, crímenes, fetichismos y un director. No, no estamos hablando de Hitchcock sino de otro genio quien en muchas de sus películas le rinde homenaje. Estamos hablando de Brian de Palma. Hace ya más de un año que llevamos esperando a que alguien distribuya su última película en nuestro país pero parece que de momento no hay resultados. Ésto debería dar que pensar también al negocio del cine y no siempre echar toda la culpa a la piratería. Pero no me voy a desviar del tema, mientras esperamos a que llegue Passion, los seguidores del director seguimos deleitándonos con sus obras anteriores. En esta ocasión hablaremos de una obra de las que destacan de su filmografia.

Critica pelicula vestida para matar

Vestida para Matar (1980) cuenta la historia de una mujer insatisfecha sexualmente que un buen día decide dar rienda suelta a sus fantasías más íntimas y se va con un desconocido con quien ha coincidido en un museo. Como si de la Madeleine de Vertigo se tratase, Kate interpretada por Angie Dickinson, observa detenidamente un cuadro, el cuadro y las actitudes de las demás personas presentes dicho sea de paso, hasta que un hombre se sienta a su lado y empiezan un juego de seducción, de ahora voy-ahora vas, ahora quiero-ahora no, que deja con la miel en los labios al más pintado. Hasta aquí todo bien pero en ese momento llegará el primer giro que nos zarandeará descolocándonos completamente. Y nos encanta hay que admitirlo.

Imagen pelicula Vestida para matar

A partir de ahí la historia cambia por completo, la historia y los personajes. La protagonista femenina es sustituida por Liz (Nancy Allen) y junto a ella, el espectador se verá metido en una serie de persecuciones e intrigas que provocan sensaciones de montaña rusa. Todas las marcas De Palma aparecen, el erotismo de las duchas, los pies enfundados en zapatos de tacones interminables, el efecto borroso, la música estridente que, por cierto, recuerda mucho a la usada en Carrie. La pantalla partida que nos obliga a prestar atención a ambos lados de la misma y los juegos de vigilancia, en los que si estás suficientemente alerta se ven acciones y personajes que amplían el disfrute del visionado. Escenas virtuosas de principio a fin. La inicial de la ducha en la que Kate, desnuda bajo el agua siente deseo por el cuerpo de su marido que está fuera, a lo lejos. O la del final, la del sanatorio en la que aparecen una enfermera y el Dr. Robert Elliott (Michael Caine), escena que no destriparemos a quien no la ha visto y de la que sólo diremos que muestra con una inquietante apertura de plano un delicioso banquete para vouyeurs. Y no diré más, que cada uno la disfrute a su modo.

Vestida para matar

Son éstos sólo dos ejemplos de la multitud de encuadres y escenas que atrapan nuestro interés en la película, algo en lo que De Palma es un maestro, con suavidad y calma, nos conduce en plano secuencia hacia una imagen arrebatadora, imagen a la que no podemos dejar de mirar. En Vestida para Matar eso no es una excepción y quien guste de pasar un buen rato perdido entre deseos no debería dejarla pasar.

Artículos similares

Responder

He leído y acepto la política de privacidad de filmfilicos