Filmfilicos blog de cine
Home Filmblog Películas Xanadu

Xanadu pelicula

Año 1980, Robert Greenwald da forma a Xanadu. Basada en la producción Down to earth (1947), protagnizada por Rita Hayworth, Xanadu nos cuenta la historia de un pintor que buscando inspiración, termina encontrándola en una misteriosa chica que se le aparece de la nada.

Pero ¿qué es Xanadu? En el caso de la presente película, es un local en el que se dará cabida a los sueños más musicales del protagonista, pero también había sido el nombre de la mansión de Charles Foster Kane, el protagonista de la cinta de Welles. Pero anteriormente a todas estas películas, ya habia sido el nombre de un palacio de verano, el palacio del placer de Kubla Khan, el quinto Gran Khan del Imperio Mongol. Recordemos el poema de Samuel Taylor Coleridge que decía, “En Xanadu Kubla Khan decretó una majestuosa cúpula de placer, donde Alph el río Sagrado, corría a través de cavernas inmesuradas por el hombre, hacia un mar sin sol“.

De cualquier modo, Xanadu se ha convertido en sinónimo de grandeza, de riqueza, de majestuosidad. Aunque en el momento de su estreno, no fue así para Greenwald. Aunque la banda sonora fuera un éxito y se realizase un posterior versión de la obra en Broadway, la película fue un fracaso y le supuso al autor, que por otro lado ha llegado a cosechar multitud de premios y nominaciones, un Razzie al peor director. Objetivamente, es cierto que la película no es destacable, por lo menos en cuanto a técnica se refiere. Un guión bastante simple, sin grandes duelos interpretativos, montaje de corta y pega, unos efectos especiales que el tiempo ha degradado eficazmente y unos ambientes acartonados y rellenos de falsedad.

Pero la película ha sobrevivido al paso del tiempo y aún se habla de ella, algo debe haberle permitido tal subsistencia. Xanadu es materia de sueño, un musical bañado de neones que bien puede ser considerado un precedente, prehistórico si se quiere, a Drive. Una historia como la de Mary Poppins pero sobre adultos y para adultos que no quieren crecer, adultos que quieren seguir siendo Peter Pan. Quien no ha soñado, en el más bajo momento de inspiración, que aparece una musa y te saca del aprieto, y si esa musa encima resulta tener la sonrisa de Olivia Newton-John pues mejor aún. Una Olivia recién salida de Grease (dejando a Travolta) y dirigiéndose derechita a Two of a kind (volviendo a Travolta y a algunos ángeles), conformando el trío de películas que más se recuerdan en su filmografía. Una bella Olivia enfundada en calentadores (glorioso calentadores) que patina por las playas californianas melena al viento. Con una pareja de baile de ensueño. No, no me refiero a Sonny Malone (Michael Beck), el chico de melena rubia que le hace la competencia a la protagonista, me refeiro a Gene Kelly. Es una maravilla verle bailar por la pantalla, deslizándose como si tuviese alas en los pies. La escena en que ambos, la musa Terpsichore (Olivia-Kira) y él bailan, es un auténtico gustazo. El baile y la música son el hilo conductor que nos lleva a través de esta fábula romántica, sí, hay algún momento de vergüenza ajena, pero soportable por el conjunto. Debo reconocer que la película no es para todos los públicos y ahí debo entonar un mea culpa en cuanto a mi gusto por lo extravagante. Pero debo confesarme y admitir que adoro todo lo que huela a calentadores ochenteros. Todo lo que me remita a melenas rubias a lo Farrah Fawcett. Los sueños, los dibujos animados que se entremezclan en esta historia, la mitología griega enfundada en una estética que se situa a medio camino entre Klaus Nomi y Flashdance. El enorme “The End. Made in Hollywood” del final. Las grandes producciones con un cierto regusto a serie B. Sí, lo adoro, lo admito y a quien le guste todo esto, partirá sin reservas y con los ojos cerrados hacia Xanadu.

Critica pelicula Xanadu
Artículos similares
Sandy Wexler - Película de Adam Sandler

Quiéreme si te atreves | Crítica de la película

Responder

He leído y acepto la política de privacidad de filmfilicos