Filmfilicos blog de cine
Home Filmblog Películas Ce qui nous lie

Ce qui nous lie (De vuelta a Borgoña)

 “El amor es como el vino, necesita de tiempo. Debe fermentar y no siempre es malo al final”

De vuelta a Borgona - Filmfilicos blog de cineSi hay algo que los franceses se toman en serio es la enología, es decir, la ciencia, la técnica y el arte de producir vino…y de consumirlo. Francia es la cuna de tantas cosas, entre ellas de los elementos más importantes dentro del film: el amor y el vino. Pero en este caso no se trata del amor de pareja o de familia, sino del amor a esta deliciosa bebida capaz de inundar nuestros sentidos del más exquisito placer y la manera en que dicha pasión puede crear lazos de por vida.

En Francia nace el arte del “buen vivir” o la joie de vivre (la alegría de vivir), y esto incluye una buena copa de vino con el almuerzo y la cena. Los mejores viñedos se encuentran en suelo francés y la seriedad con la cual ellos se toman la producción del mismo es impresionante. Lo más hermoso de esta película es que está hecha desde la pasión para mostrar una pasión. Está hecha desde el cine, también nacido en Francia, para mostrar una de las máximas pasiones de los franceses y la manera en que ésta es plasmada es simplemente sublime.

La belleza de los paisajes, la conjunción de los colores con las texturas y sabores de las uvas al pasar el tiempo y las delicadas actuaciones hacen de esta película una que vale la pena ser mostrada al mundo, para así poder entender de dónde proviene esta estrecha relación entre Francia y el vino. Es mucho más que la producción, mucho más que la venta y la comercialización de un producto, es un símbolo que los identifica como la Marsellesa o la Torre Eiffel.

Es una historia donde tres hermanos se reencuentran debido a la enfermedad que acaba con la vida de su padre, quien desde pequeños les inculca la importancia del buen vino y los guía a dicha profesión, dejándole como herencia sus domaines.De vuelta a Borgona - Filmfilicos blog de cine

Cédrid Kaplish, director de la famosa cinta “Una casa de locos” (L’Auberge Espagnol, 2002) quien con su cine ha intentado resaltar detalles de la vida cotidiana que muchos pasan desapercibidos, enamora con los detalles de esta entrega: la relación fraternal que se centra en el amor que sienten los tres hermanos por el vino y como ésta hace que su relación se fortalezca. Desde la manera de olerlo, los sonidos al degustarlo, los primeros planos mostrando la reacción de cada personaje en cuanto el líquido toca su paladar, es sencillamente elegante. Cada toma de Kaplish resalta una emoción y nos recrea ese deseo de tener una copa en la mano mientras vemos el film.

La elipsis tan utilizada por Kaplish en sus cintas, hace que podamos jugar con la idea de cómo ha sido la vida de estos personajes sin que se nos cuente demasiado, a veces llevándonos hacia una retrospectiva de ciertas situaciones o conjugando el presente con el pasado en una misma toma. Una manera muy kaplishiana de narrar la historia y que funciona perfectamente en esta película.

De vuelta a Borgona - Filmfilicos blog de cine

Las actuaciones son impresionantes, tres talentos franceses de la nueva generación hacen que el cine francés vuelva con una onda de frescura, vibras positivas y le da un aire revitalizador. Ana Girardot, que además tener una belleza típica francesa que te roba el aliento, es increíble en su rol de chica tímida quien encuentra una fortaleza encantadora a lo largo del film, sin embargo es el personaje más débil de los tres protagonistas y con débil me refiero a la construcción del mismo. Contrariamente al personaje de Pio Marmaï, quien me impresionó de una manera muy positiva, pensando que era sólo una cara bonita para luego hacerme sentir tanto, y finalmente François Civil, un talento emergente que llegará lejos, muy lejos.

Ce qui nos lie, título original, es una película de aprendizaje tanto para sus espectadores como para sus personajes. Es una relación entre el público y la historia, entre el amor y el vino, entre la pasión del cine y de la enología, entre Francia y el mundo. Después de todo y como se afirma en una escena: A diferencia de Australia, donde se hace vino para los próximos dos años, en Francia se hace vino pensando en 10 o 20 años, porque aquí las cosas se hacen para que duren”.

Responder

He leído y acepto la política de privacidad de filmfilicos