Filmfilicos blog de cine
Home Filmblog Películas Harold y Maude

Crítica de la película Harold y Maude

Harold y Maude dirigida por Hal Ashby en 1971 e interpretada por Bud Cort y, quizás la más conocida de los tres, Ruth Gordon a quien recordaremos por su papel de vecina digamos extraña, en La semilla del diablo.

Harold es un joven y rico heredero que siente tal fascinación por la muerte que pasa sus días asistiendo a funerales de desconocidos o simulando su propio suicidio en repetidas ocasiones y diferentes modos con su madre como principal espectadora. En uno de las funerales, el joven conocerá a Maude una anciana con tal hambre de vida que el propio Harold se verá arrastrado por ese ansia.

Crítica de la película Harold y Maude
Comedia romántica de humor negro. Harold y Maude rompe esquemas. La normalidad con que se trata la muerte, el romance entre un joven y una anciana de setenta años o la despreocupación ante los problemas de la vida que Maude profesa, son algunos de los elementos que hacen que esta historia resulte tan atractiva. La historia de un choque entre blanco y negro, metafóricamente hablando, que a modo de paradoja no producen grises sino un colorido vivo que empapa completamente el ambiente. La libertad de vivir la propia vida como uno quiera, el aprender a vivir de un modo distinto, como si se naciese de nuevo, ese regalo es el que Maude le entrega a Harold, un regalo que no se compra ni con todo el dinero del mundo. Aceptar los propios gustos sin rechazo alguno, sentirse cómodo con ellos sin necesidad de provocación en los demás, vivir sin reparos.

Harold y Maude resulta refrescante además de una combinación perfecta entre luz y oscuridad, en la que la una alimenta a la otra y viceversa.