Filmfilicos blog de cine
Home Nuestras cosas Viñarock 2012 (Primera parte)

Viñarock 2012

Quizá “soy demasiado viejo para esta mierda” (como dice el Sargento Roger Murtaugh en Arma Letal) pero me gusta tanto, que cuando Jorge nos dijo que “si hacía falta pondría pasta para afrontarlo” no pude resistirme. Y allá íbamos, hecho un trapo y desobedeciendo al médico, hacia lo que sería mí octava edición del ViñaRock.

Primer día: Viernes, 27 de abril. El viaje hasta Villarrobledo fue tranquilo, con la Voyaguer del padre de Ugh cargada hasta arriba y con Jorge como copiloto. Pero a 5 km de nuestro destino, el control de la guardia civil nos tenía preparado una sorpresa: Tras hacernos bajar del vehículo, vaciar los bolsillos y registrar cada rincón, uno de los guardias encontró un flayer de un ‘puticlub’, de esos que dejan en los parabrisas de los coches, a lo que dirigiéndose a Jorge preguntó: “-¿Qué pasa? ¿Qué te ha dejado la novia?”. Creo que desde ahí las risas no cesaron.

A nuestra llegada a la zona del festival tuvimos suerte y pudimos aparcar sobre asfalto y no en el ‘descampao’ lleno de tierra, agujeros y malas hierbas a lo que los organizadores llamaban eufemísticamente parking. Lo de acampar fue otra historia, porque la zona de arboles estaba abarrotada e intentando que la supuesta lluvia no nos pillara desprevenidos (pues durante el viernes el sol nos quemó a todos), acampamos en la parte alta donde un gran espacio libre nos permitiría guardar sitio para todos los vecinos/vecinas que estaban por llegar. Pero pronto nos fueron cerrando el cerco y tuvimos que defender, hasta con lanzas, el sitio que necesitábamos.

La llegada de California y su colega al que por un error auditivo (tan habitual) de Jorge llamamos Paco, se retrasó más de lo previsto, pues se olvidaron las entradas en casa. A este olvido se le irían sumando otros que descubriríamos con posterioridad. Como ya nos habíamos perdido a ”Gritando en Silencio” e ”Iratxo”, decidimos no entrar al recinto de conciertos en lo que quedaba de jornada; pero para aquel entonces Jorge ya se había convertido en nuestro relaciones publicas (gracias al alcohol, claro) y había conocido a los del ‘ovni’ y a las madrileñas periodística-económicas (algo que no llegó a cuajar). Eso sí, las risas no cesaron y mas con las ganas que teníamos de ver a California casi un año después de nuestro último festival.

Segundo día: Sábado, 28 de abril. El segundo día amanecimos lloviendo y con un frio espantoso, que sería la tónica del resto del festival. Menos mal que mi padre se enrolló y nos dejó la canadiense, con avance incluido, porque hemos pasado, refugiados en ella, mucho tiempo.

A medio día llegaron en bus (eso es desear ir a un festival y lo demás son tonterías) las vecinas “madrileñas-pero-no” y las ‘acomodamos’ a nuestro lado. Laura como siempre tan maja, que ni cuando perdió el móvil en Boikot se le quitó la sonrisa. Cristina que no paró de recibir golpes ‘accidentales’. Irene que con su peculiar risa, nos contagiaba a todos cada vez que reía. Sara, que siempre que la veíamos estaba comiendo… la rebautizamos como El monstruo de las galletas pero de forma cariñosa (si eso es posible). Y por último La Nueva, Inés, que como esta vez, a parte de los desayunos no convivimos mucho mas con ellas, no llegamos a conocerla demasiado. Eso sí, consiguieron hacer llegar un carro de Mercadona hasta el camping el cual terminaron por quitárnos.

Aunque parezca mentira, fuimos a un festival, pero siempre me pierdo en los detalles. En nuestra primera incursión pudimos ver los contundentes ”Koma” con la poderosa voz de Brigi a la cabeza y los legendarios ”Barricada” ya sin El Drogas a la cabeza. Paramos para cenar, Ugh y yo ya no logramos salir de la tienda de campaña. Pero los demás si que vieron a ”Boikot” y un rato a ”The Locos”. Las “madrileñas-pero-no” creo que se quedaron hasta que terminaron los tributos… a las ‘taitantas’ de la madrugada. Sin lugar a duda lo destacable de la jornada fueron las pajitas gigantes con las que nos localizábamos con rapidez y que no pasaron inadvertidas para nadie.

Autor
(AKA )
Descripción: Disfruta del cine como un niño de un juguete nuevo. Odia las películas que comienza a ver con una cierta expectación y que va descendiendo conforme avanza, pues se convierten en algo infumable, no tiene pelos en la lengua a la hora de opinar y nunca se censura nada. Autobiografía: Aunque no soy especialista en nada en concreto, me gusta bastante incordiar y reirme de casi todo... y hablar de cine claro. Frase: “Te pierdes en los detalles”.
1 respuesta en este artículo

Responder

He leído y acepto la política de privacidad de filmfilicos